Casa solariega -pairal- del arquitecto Antoni Gaudí y otras casas antiguas

La reciente publicación en un periódico checo de un artículo sobre la restauración de la casa solariega de la familia Gaudí de Riudoms me hizo reflexionar, como tantas veces, sobre el destino de las casas viejas vacias, muertas sin sus habitantes.

Česká architektka zrekonstruovala rodinný dům slavného Gaudího

Hasta la actualidad se sigue discutiendo si Antoni Gaudí nació en Riudoms, donde la familia paterna tenia la casa pairal y una casa de campo –un mas-, o en Reus donde la familia residía y tenia el taller de calderería. A pesar de que no está aclarado el lugar de su nacimiento, queda claro que la original creatividad del genial arquitecto se forjó con el contacto con el bello paisaje mediterráneo y, desde luego, observando el trabajo de su abuelo calderero en el taller situado en la planta baja de la ya centenaria casa pairal de Riudoms.

Con el paso del tiempo esta casa pairal quedó deshabitada, su estado de conservación avanzó hacia una ruina, pero en los últimos años tuvo la suerte de ser restaurada. Actualmente transmite a sus visitantes la memoria del oficio de calderero y recuerda la presencia de Antoni Gaudí.

En nuestro entorno existe una ingente cantidad de casas viejas, abandonadas, cuyo destino es el de desaparecer. Seria deseable que muchas de ellas, aunque sin la potente atracción de la casa pairal de Riudoms, tuvieran su misma ventura y pudieran renacer como un ave fénix; en principio todas las casas pueden recuperar su aspecto singular, servir de nuevo a sus habitantes. Restaurar, habitar de nuevo una casa no significa ser nostálgico o anticuado. Hacer una casa es una de las actitudes más intrínsecas del hombre, por tanto es muy triste ver esta casa en decadencia, arruinada. Aunque es interesante construir casas nuevas espectaculares, igualmente es interesante recuperar las viejas. Seria de provecho para la recuperación de las casas la erradicación de la leyenda que su restauración es un asunto caro. Es evidente que es así, cuando de una casa de pueblo o de un mas se pretende hacer una caricatura, remodelándola con todo el supuesto lujo de un chalet actual. Aquí apunto que el vivo ejemplo de estas caricaturas son algunas casas rurales con sus paredes de piedra repicadas, llenas de comodidades y ambiente ilusorio que nunca en ellas existió. Pero ¿es necesaria esta pretenciosa fantasía? No creo; las necesidades se las crea uno mismo. La restauración de una casa antigua en estado de conservación degradado evidentemente exige unas actualizaciones, pero con un sutil y debido respeto a la construcción original, la casa renovada puede continuar con la estratigrafía de los recuerdos, aprendizajes, pensamientos y vivencias alegres o tristes, en fin dar el calor agradable de hogar a sus moradores.

Imagenes de la casa pairal del Antoni Gaudi en Riudoms, antes y despues de la restauración

 

 

 

Fachada principal

  

Entrada a la casa

Corrales en la planta baja y la reproduccion de un taller de calderero en el mismo espacio

 

Cocina en la primera planta

 

Planta superior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>