De la muralla de Valletta a la muralla de Morella: diligencias de urgencia

Valletta: Querida muralla de Morella, soy la muralla de Valletta, no te conozco personalmente, tampoco es posible, dada mi –nuestra- inmovilidad material, pero Vera, que te quiere mucho, me contó cosas sobre ti, sobre tu importancia histórica, etc. y así aunque lejana, me pareces muy cercana. Por lo visto ahora padeces algunos males y te sometes a obras de urgencias. Lo siento, ayudarte, lo que es ayudar, no puedo –para esto tenemos los humanos- pero las inconmensurables orejas pétreas de mis bastiones te prestan todo el oído que desees.

    

F. 1. 2. Orejas pétreas de los bastiones de acceso a la Valletta

Lienzo de muralla  

F. 3. 4. Lienzos de las murallas de la Valletta

Morella: Sí, muralla de Valletta, reina de las murallas y baluartes, he oído cosas de grandiosidad tuya y de tus hermanas de la isla; he oido de vuestra belleza, fuerza y magnitud. Creo que, a pesar de la distancia, compartimos muchas similitudes, pero a pesar mío, existen también unas diferencias. Entre las primeras está nuestra ubicación estratégica por la cual estuvimos ambas siempre muy solicitadas, también hay nuestra secular tarea de proteger a los moradores que habitaban en los recintos cercados por nosotras; estas características las tenemos en común. Ay! y también las aves: tu, mi querida amiga, eres famosa por el legendario halcón maltes y, ves por donde, por el cielo que me mira planean aves de su misma familia de accipítridos, son los enormes buitres de cuello blanco. Estas similitudes son entrañables, lo grave para mi son las diferencias. Tú has sido edificada en sillares -hm, ahora con algunos problemillas de erosión-, tu cuerpo es muy homogéneo. Al contrario, mi semblante exterior y mis entrañas son muy heterogéneas ya que me compongo de varios tipos de mamposterías y de tapiales: todo materiales y fábricas acumulados durante siglos de construcciones y de reparaciones.

 

F. 5. Lienzo caido en los años cincuenta del siglo pasado

F. 6. El mismo lienzo – en su dia restituido- caido en agosto de 2012

 

 

F. 7. Lienzo restaurado no hace muchos años, contiguo al caido en agosto de 2012: se aprecia el volumen interior sin consolidar.

F. 8. El mismo lienzo restaurado de F.7 visto desde el interior del recinto.

 

F.9 Lienzo restaurado no hace muchos años y caido en marzo 2013

F.10 El mismo lienzo de F.9 visto desde el exterior del recinto

Te digo, querida amiga muralla de Valletta, que esta gran heterogeneidad de mi semblante ayudó a que en agosto de 2012 se desmoronara la misma parte que se restauró ya en los años 50 del siglo pasado; eso es, mi viejo lienzo cerca de la famosa puerta Ferrisa. Pienso que en aquel momento, agosto de 2012, hubo una gran oportunidad de analizar lo más rápido posible las verdaderas causas de la desgracia patrimonial y sobre todo de dar una pronta respuesta al daño. Porque, sin duda, esta vez se trató de las mismas causas que ocasionaron el primer desmoronamiento. Entre nosotras te digo, creo que –aunque causa no hay nunca solo una- el principal culpable de la caída de parte de mi lienzo es el prusiano Wilhem von Rahden, ingeniero militar al servicio de Cabrera en las guerras Carlistas. Este señor es el artífice del camino cubierto al pie del castillo, un espacio rellenado de ingentes cantidades de tierras y adosado, en parte, a mi débil estructura medieval; estos volúmenes me empujan en exceso y no veas cuando llueve y se mojan como sufro. Pero seguro que el pobre ingeniero no tenia ni idea de que en el futuro las murallas ya no servirían de defensa, que su mantenimiento sería mínimo y que con los años en el camino se añadirían más y más tierra descuidando -o ignorando- un drenajes adecuado del terreno.

En fin, después de agosto 2012 no se actuó con la necesaria rapidez, ni siquiera se apuntaló –cosa básica- el tramo contiguo a mi parte derruida, o sea un tramo que también amenazaba caída con el primer soplo de viento. Al contrario de una intervención rápida, por lo visto durante meses se elaboraron informes técnicos. Por cierto, el referido tramo contiguo se restauró hace ahora un par de años, pero para decir la verdad, fue una intervención vergonzosa. Es que los trabajos consistieron en una especie de lifting exterior: un poco de rejuntado aquí y allá, pequeñas restituciones, etc. Desde luego, es claro que en esta intervención nadie hizo caso de mi interior ahuecado y con morteros polvorientos. Y así pasó lo que ya era evidente: mientras en los despachos se escribían informes o estudios, este marzo se desprendía el lienzo restaurado recientemente. Otra vez estamos en el estadio de visitas y de informes. Es verdad que en el camino cubierto de von Rahden excavan ahora los arqueólogos, en las capas ingentes del siglos XIX y XX. Pero el tiempo urge y me duele todo. Espero que los expertos se den prisa y consoliden a tiempo mis miembros viejos. Lloro por mis lienzos desmoronados. Ay! si se hubieran actuado con mas decisión y responsabilidad, todavía podría alegrarme de tener mi trozo secular.

Valletta: Ay, muralla de Morella, como tu dices, yo soy mas fuerte que tu, pero –ehm, no te ofendas querida- tu eres mucho más antigua y los responsables de tu restauración tendrían que ser concientes que cada piedra que se desprende de tu anciano cuerpo es un valioso trozo de historia, un pedazo que lleva impreso muchos sufrimientos, luchas y  trabajo y que por esto todas las diligencias para tu restauración deberían ser realmente de urgencia. Ojala que en tu caso y casos similares la responsabilidad sea mas fuerte que la burocracia. Te deseo mucha suerte.

Un beso a la muralla de Morella, La Valletta, marzo 2013

3 pensamientos en “De la muralla de Valletta a la muralla de Morella: diligencias de urgencia

  1. ¡Hola, Vera! Muy buena entrada. Con el recurso del diálogo entre murallas has hecho muy ameno este post tan bien documentado y repleto de datos históricos.

    Da lástima ver los desmoronamientos ocurridos el pasado invierno, extraordinariamente lluvioso, en las murallas de muchos pueblos y ciudades: Zamora, Soria, Pamplona, Albuquerque, Jerez de los Caballeros, Vilches, Morella… A pesar de la excepcional pluviometría, creo que la causa de estos derrumbamientos no es la meteorología, si no en la falta de mantenimiento o, directamente, en el abandono que sufren las fortalezas.

    Recientemente en Valencia coincidí en un evento con los técnicos al frente de las obras de emergencia en curso en Morella. Intercambié unas palabras con ellos y me hablaron brevemente sobre este caso. Ojalá la restauración sea la definitiva o, al menos, dure siglos.

    ¡Felicidades por tu blog!

  2. Hola Vera. Enhorabuena por el blog.
    Ya se que has estado en Malta a traves del blog de Pepe, buscando sus antepasados y que a ti, como era de esperar, lo que te ha impresionado han sido las fortificaciones de la isla. Me gusta el dialogo de las murallas, pues conozco las dos. Además de las de la Valetta y su entorno (la Cotonera) verias que toda la isla tiene que ver con su fortificacion. Y las ciudadelas de Mdina y Victoria (Gozo) te habran encantado.
    Espero que sigas en comunicacion espiritual con Malta y que vuelvas pronto.

  3. Molt poètic el diàleg entre recintes fortificats. I el que tenen en comú és que malgrat els problemes en que es poden trobar, encara es mantenen drets en molts trams. N’hi ha molts altres que han desaparegut, però encara en resten bastants dempeus, el que afavoreix no ja un diàleg, sinó una conversa des de la llunyania a múltiples veus, en millor o pitjor estat de salut, amb un ajut de la cosmètica o sense, afegint per exemple a Ciudad Rodrigo, Badajoz, Ceuta, Cartagena, Eivissa, Tortosa, Figueres, Salses, Carcassona o Palmanova, per citar alguns llocs fortificats amb elements interessants.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>