Cosido de paramentos agrietados

Es un laborioso proceso utilizado en la unión, refuerzo y consolidación de muros agrietados. Se utilizan varillas de acero roscado de diferente tamaño colocados, en orificios previamente y cuidadosamente preparados con brocas. Este tipo de consolidación se acompaña con filtrado, por gravedad, de lechada de cal al interior del muro y previo rejuntado de todas las grietas: la función de la lechada es el relleno de los posibles huecos existentes en el volumen a tratar. Para que la posible presión del filtrado no dañe los paramentos exteriores, éstos se protegen con planchas –madera o metal- trabadas a su vez con puntales.

En Restauració de conjunt rural de Morella la Vella y Restauració de voltes i teulada de l’església parroquial de Traiguera. En la primera obra se trataba de salvar un muro estructural transversal de la antigua masía rupestre. Dado que el agrietamiento tenía un tamaño considerable, junto su rejuntado, aparte del proceso mencionado, se utilizó mampostería ordinaria. En la segunda obra –iglesia de Traiguera- se trató del problema de agrietamiento de la fachada poniente por asentamiento material y esto sobre todo en contactos con los elementos de piedra labrada; esta fachada de mampostería ordinaria se construyó, en su día, como un muro de cierre provisional de la nave de la iglesia: la intención era construir un tramo más, pero este no se llegó nunca a realizar. Parece ser que por la supuesta provisionalidad no se cuidaron del todo bien las juntas de mortero durante la obra: la consecuencia del trabajo descuidado ha sido –en el transcurso del tiempo- el asentamiento y agrietamiento del muro. Previa protección de los paramentos, el volumen agrietado se cosió y filtró con lechada de cal.