Forjado sanitario con tabiquillos conejeros

Un forjado construido para separar y aislar el terreno natural del pavimento de la planta baja del edificio y así evitar la presencia de humedades procedentes del terreno; el espacio libre creado no sobrepasa los 50 cm de altura. Se utiliza también para el paso de instalaciones. Ésta formado por varias hiladas de tabiquillos conejeros paralelos entre si que sirven de soporte de una solera de dos o tres capas de rasilla, colocada cada capa girada 90º respecto a la anterior; sobre la última se coloca el pavimento. Debido a las humedades, en la restauración, como unión de piezas, se debe utilizar mortero de cal hidráulica o mortero de cal aérea y cemento blanco.

Tanto en Restauració de ermita de balneari d’Avellà como Substitució de paviment i nova il·luminació de l’església del Real Santuari de la Font de la Salut habían graves problema de humedades ascendentes del terreno, ya que ambas están situadas en unos valles, muy cerca de abundantes fuentes de agua. En ambas se realizó, después de la eliminación del pavimento actual seguido de una excavación arqueológica, el forjado sanitario descrito. Durante la excavación en la ermita de Avellà se descubrió una canal excavada en la roca, paralela a todo el muro este, espacialmente expuesto a humedades; la canal tiene salida de la iglesia. Evidentemente, la canal se limpio, restauró y renovó su utilización.

El nombre catalán es el sostremort, se construye tradicionalmente también sobre el último forjado como elemento de una buena ventilación de éste y como soporte de terraza.