Excavación y consolidación y del sector norte del recinto superior (recinto superior 2), conjunto fortificado de Xivert (Castellón)[1]

1. PROYECTO

Emplazamiento

Los espacios a restaurar se sitúan en el lado norte del propio castillo, recinto que ocupa la parte más alta del conjunto. Concretamente -según la subdivisión que hemos determinado en el año 1997- se trata de las zonas A3, A4, A5 y A8 que se componen de los siguientes elementos construidos y áreas de interés arqueológico (plano 1).

Zona A3: Torre Celoquia (3.1) y lienzo de muro adyacente al este (3.2) y área de capilla

Zona A4: Muro (4.1) y torres semicirculares (4.2. la sur y 4.3 la norte) de aparejo de sillares

Zona A5: Torre Tramontana (5.1) lienzos adyacentes (5.2. el este y 5.3 al oeste) y área de caballerizas – cocina

Zona A6: Aljibe

Descripción de las zonas, su estado de conservación

A3.1.y A3.2 Torre Celoquia y lienzo de muro adyacente al este (plano 2)

En los años setenta y ochenta los historiadores y arqueólogos franceses A. Bassana y P. Guichard han dedicado a la época musulmana del Levante español unos estudios importantes y complejos. Según ellos los templarios han remodelado a finales del siglo XIII la mayor parte del hisn islámico, convirtiéndolo en una de sus sedes de comanda. En esta adecuación a fortaleza – convento seguramente no fue afectada la denominada torre Celoquia, nombre con el que se designaba en la época de Al-Andalus a la construcción más resistente del conjunto.

Se trata de una edificación emblemática del perímetro sur de la cinta muraria, de planta trapezoide, de aprox. 4,00 x 5,00 m, y de forma ligeramente cónica, de unos 8,00 m de altura hacia el exterior, el albacar, y de 5,00 m desde el actual nivel de suelo del recinto superior (F.1, 2). Los cuatro paramentos están construidos en mampostería encajonada. El mortero de las juntas del paramento sur está en parte bastante degradado. Tres esquinas están reforzadas con grandes piedras careadas, la prolongación de la cuarta es el muro adyacente a este (F.3). En la parte derecha del paramento norte y en el paso de ronda adyacente al sur se aprecia bien un adosado de muros(F.4). Esta técnica de unión de muros, junto con el tipo repetitivo de mampostería encajonada ayuda situar la construcción de la torre en la época de dominación árabo – berebere de Xivert. Cabe destacar que este interesante detalle constructivo se emplea tanto en otras construcciones del recinto superior como en el poblado morisco. El sistema de entrega sin trabar los paramentos no es usual en la arquitectura de posconquista y sí aparece constantemente en la arquitectura de clara adscripción andalusí.

    • F. 1
    • F. 2
    • F. 3
    • F. 4
    • F. 5
    • F. 6

El volumen de la torre no presenta ninguna abertura al exterior y aparentemente no contiene ningún espacio interno. Según la experiencia de la restauración de la torre Poniente, donde apareció debajo de los volúmenes de tierra y trozos de tapiales un espacio abovedado que ocupa toda la parte inferior, y de otras comparaciones de arquitectura militar islámica, sabemos que muchas torres estaban destinadas a silos, almacenes o aljibes. Las excavaciones arqueológicas podrán discernir la incógnita sobre el interior de la torre.

El basamento del paramento sur, asentado sobre la roca, es la única base hoy a la vista (F.1). Al paramento oeste se adosa la histórico y constructivamente compleja torre Sur, que aprovecha el citado lienzo como uno de sus muros de cierre. El paramento norte lindante con el recinto superior, con la base oculta debajo del pavimento de la iglesia de los Templarios, podría llamarse de las dos religiones. Esta afirmación queda apoyada, una vez más, por el documento de “Inventario y posesión….(1599)” que describe el espacio correspondiente a esta zona:

“… se entra en un pati gran hon y ha…    ….y a la ma dreta del dit pati per una porta se entra a la ysglesia que era de dit castell la qual no està cuberta ans tota derrohida e sols exten dos archs…”.

El comendador en el año 1599 ha visto probablemente los dos arcos diafragma pertenecientes al templo todavía enteros. Actualmente queda solo un trozo del arranque de uno de ellos, incrustado aproximadamente en la zona central inferior del paramento (F.5). También hay una profunda hendidura a 2,50 m a la izquierda del arco, ocasionada por extracción de piedras, que señala la situación del otro arco. Al pie del paramento se excavó un pavimento de mortero de cal, que relacionado con los restos de muros de sillares adosados a la Celoquia, se identificó con el pavimento de la iglesia. Este nivel se tomo como cota + – 0,00 m en todo el proyecto (F.4). Desde el pavimento, siguiendo la superficie del paramento norte, a una altura de 5,00 m, se encuentra una franja horizontal de mortero, de diferente colorido. Esta podría indicar el nivel de la desaparecida cubierta plana. Cabe añadir que, según las excavaciones arqueológicas, la longitud de la nave era de 12,80 m, rematada en ábside de planta semicircular conservada en parte, y una anchura era de 6 m. La gran cantidad de sillares con marcas de canteros, empleados en adecuaciones muy posteriores del sector, y originalmente pertenecientes a los muros de la iglesia deben tenerse en cuenta como un hecho importante a considerar en las futuras intervenciones en el recinto.

En general el nivel del coronamiento de la torre ha sido rebajado. En los paramentos sur y este existen dos grandes extracciones de volumen pétreo puntuales (F.6). Dada la alta calidad del mortero utilizado, que hace de la mampostería prácticamente una especie de hormigón ciclópeo, los volúmenes han sido eliminados con violencia. Igual procedimiento de destrucción se observa en el paramento adyacente al este, de 2,00 m de grueso, que constituye el muro de cierre a continuación de la Celoquia y es la prolongación natural del paramento norte. Estas actuaciones señalarían a una probable adecuación de la fortaleza medieval a los acontecimientos bélicos de las guerras modernas, posiblemente carlistas. Similares “arreglos” de castillos antiguos se encuentran también en otras fortificaciones valencianas. Tanto la hendidura de la terraza de la torre, como el hueco del muro adyacente se utilizarían para la colocación de baterías. Por la hendidura este de la terraza se accedería probablemente a la vecina torre Sur.

En su origen islámico la Celoquia y el muro este tenían los paramentos más altos y posiblemente almenados. Sobre el muro existiría un paso de ronda desde donde se accedería a la torre.

A4.1, A4.2 y A4.3 Muro y torres semicirculares de aparejo de sillares (plano 3)

Exterior

En la silueta este del conjunto fortificado destaca sobre el resto de las edificaciones y domina el entorno natural un impresionante lienzo de muro de sillares almenado, flanqueado por dos torres semicirculares, también en sillería y acabadas con el característico coronamiento dentado de almenas. Esta obra de arquitectura militar medieval se puede adscribir a los monjes guerreros del Temple, simboliza su prestigio y su poder (F.1).

    • F. 1

Los paramentos exteriores -de 9,00 m de longitud en muro y de 8,50 m en perímetro de torres están asentados sobre la roca, bien visible al exterior de la fortaleza, a un nivel en promedio de 3,00 m más abajo que el pavimento excavado de la iglesia de Templarios del recinto (F.2).

El citado paramento serviría como una indicación para la datación de la construcción en la segunda mitad del siglo XIII, época de gran actividad constructiva después de la conquista. La superficie del muro, hasta la altura de 5,50 m y las torres sur y norte hasta 12,00 y 10,00 m respectivamente están elevadas en aparejo de sillares perfectamente trabajados, que llevan marcas de canteros y están asentados con el mínimo de mortero (F.2, 3). Existen otras obras del recinto superior realizados con el mismo aparejo y descritas mas adelante. Al final del siglo XIII los templarios trasladaron la encomienda al cercano, estratégicamente emplazado castillo de Peñíscola. Es probablemente el momento que marca el final de importantes reconstrucciones en Xivert. Con este período podría coincidir la continuación, ya solo en mampostería, de la construcción de la mitad superior del muro y de las dos torres. Esta parte del muro tiene 5,30 m de alto, almenas incluidas (F.4).

    • F. 2
    • F. 3
    • F. 4

El coronamiento almenado de las dos torres, según numerosos restos de mortero revocado originalmente, mide unos 2,00 m. Está asimismo recrecido en unos 2,00 m con almenas (F.5). En la torre norte, en este recrecido, están intercaladas unas salidas a un pretérito dispositivo de defensa vertical (F.6). En una fotografía del archivo Mas del año 1918 se observa el acabado de una almena de la torre norte en forma de pirámide (F.7): por aquel entonces ya había desaparecido este detalle constructivo relativamente frágil en el resto de las almenas del muro y de las torres.

    • F. 5
    • F. 6
    • F. 7

La mampostería y la sillería exterior del paramento presentan un buen estado de conservación. La excepción es el coronamiento en general y una parte del paramento de la torre norte. Las grietas son probablemente consecuencia de una fuerza de impacto, no parecen presentar ningún peligro para la estabilidad de la torre. Las improntas de balas esféricas a lo largo de todo el lado norte del castillo, conjuntamente con la forma de rotura, muestran que la fábrica ha aguantado el daño provocado por algún acontecimiento bélico.

Interior

Pasando al interior del recinto, se anteponen a toda la parte inferior de más de 12,00 m de largo, en un espesor de 70 cm desde el pavimento excavado de la iglesia, unas acumulaciones de tierras y construcciones precarias de muretes con aprovechamiento de sillares templarios (F.8, 9). Se trata de adecuaciones posteriores ajenas al uso original de la fortaleza. Mientras que al exterior la zona construida este presenta una homogeneidad compositiva y se limita a dos tipos de aparejo, la superficie de paramentos orientados hacia el recinto es compleja; aquí existen varios detalles y elementos constructivos. Actualmente no es fácil entenderlos en su estado ruinoso y aislados, sin aparente contexto, pero al menos sabemos, según escritos antiguos que indican la existencia de edificios adyacentes a la cinta muraria, que se trata de muros y elementos ubicados en el interior, como cocina, establos, iglesia, salas, etc.

    • F. 8
    • F. 9

Las dos torres son macizas y excepto un volumen inferior hueco en cada una. La torre sur alberga una sacristía de planta rectangular de reducidas dimensiones (unos 1,50 x 2,00 m), cubierta con bóveda de cañón (F.10). Se accede a través de una apertura de 0,70 m de ancho y 1,90 m de alto, acabada en capialzado de Marsella (F.11).

    • F. 10
    • F. 11
    • F. 12

La entrada esta provista al lado interior de cada jamba de dos piedras quiciales, detalle que demuestra la existencia original de una puerta de dos hojas. Un conjunto de características similares, de puerta y espacio abovedado, se encuentra en la iglesia del próximo castillo de Peñíscola, construido posiblemente por los mismos maestros canteros de Xivert. Tanto la obra interior de la sacristía, como la entrada y sus contornos, pertenecientes a muros del ábside, están construidos en perfecta sillería. En el resto del volumen inferior y central de la torre, allá donde la sillería ha sido claramente arrancada, se observa una compleja superposición de muros (F.12). La mampostería encajonada del vecino lienzo de muro adyacente a la Celoquia, de origen islámico, se entrelaza y está englobada en la obra templaria de la iglesia, hecho visible en la parte alta inmediata a la entrada. La imposición de fábricas templarias a la preexistencia se detecta igualmente en la sección vertical de restos de dos tipos de muros enjarjados en la cara oeste de la torre sur (F.13, 14). El muro templario formaba el recrecido del muro árabe y su altura antes de la destrucción era idéntica a la del almenado muro de aparejo de sillares. Cabe añadir que la imposición de la arquitectura cristiana sobre la islámica está atestiguada también por vestigios construidos al pie exterior de la torre sur (F.15).

    • F. 13
    • F. 14
    • F. 15

El deteriorado hueco que ocupa una parte de la base de la torre norte es de momento enigmático y necesita ser excavado (F.16). Exteriormente estaba formado con sillería, ahora en gran medida desaparecida. Podría tratarse del torso de una estructura más compleja, por ejemplo un horno, tal como menciona el acta de posesión de 1599, que sitúa en las cercanías una cocina. Exceptuando los detalles descritos, el paramento del muro y de las torres está construido en mampostería encajonada; el mortero de juntas es inexistente o está degradado.

En toda la extensión del coronamiento almenado de muro, a la altura de 6,50 m del pavimento excavado de la iglesia, existen restos de paso de ronda (andador o corredor como se llamaba este dispositivo en los escritos antiguos) de unos 65 cm de ancho (F.17, 18). En la base del paso de ronda se alternan cuatro mechinales con cuatro pequeños huecos rectangulares, que atraviesan todo el grueso del muro. Aquí se colocaban probablemente mente vigas de soporte del suelo de madera para ensanchar el paso. Hasta el presente ha perdurado solo la parte pétrea del paso. Una imagen completa de un paso similar, los materiales y medidas empleados en su construcción, o sea un tipo “estándar” y corriente hasta el uso de la pólvora en los acontecimientos bélicos, se describe en un documento del año 1384 de la orden Montesa, donde se ordena la fortificación de la villa de Vilafamés, cercana a Xivert. Según el escrito, el ancho total del piso, de buena madera de roble o de olivo, llegaba a 6 palmos, que sería aprox. 1,20 m. El paso estaba protegido por un parapeto de 90 cm de alto, según el citado escrito “unempit de 4 pams”. Desde el paso de ronda se subía a las terrazas de las dos torres semicirculares, lugares estratégicos de vigilancia.

    • F. 16
    • F. 17
    • F. 18

A5.1, A5.2 y A5.3 Torre Tramontana, lienzos adyacentes (plano 4)

Los dos lienzos y la torre, de unos 27,00 m de largo, cierran el recinto en su parte norte. Esta parte está protegida, a su vez, por un amurallado recorrido de paso de ronda septentrional asentado sobre una base rocosa. La zona A5 es vecina al poblado morisco, separada de él por un desnivel de afloramientos rocosos de unos 5,00 m de altura, donde se asienta el citado paso de ronda (F.1, 2, 3).

    • F. 1 Vista desde el paso de ronda
    • F. 2 Vista desde el poblado
    • F. 3 Vista desde el poblado

La torre central, una pieza importante de control del lado norte, se identificó con”...la torre que esta a la tramontana…”, así especificada en el documento de Visuras de obras del año 1596. Se transcribe el párrafo que la menciona:

Item los dits Fabra Marçal i Antoni Ribera pedrapiquers Pere Boxadors i Gabriel Ebri fusters feren relació haver mirat una torre que esta a la tramontana, la coberta la cual esta caiguda que sols i resten tres o quatre cabirons i l´aigua que cau dins no te respiració, en gran dany de dita torre…”

Su forma es ligeramente cónica, de una altura de aproximadamente 11,00 m al exterior, elevada sobre una planta sensiblemente cuadrada de 30,60 x 30,50 m, y abierta hacia el interior del recinto (F.4). Los tres paramentos de 0,70 m de grueso están construidos, hasta unos 8,20 m desde la base, en mampostería encajonada, reforzada en las esquinas por piedras de mayor tamaño. En el coronamiento de unos 2,70 m alto y 0,40 m de espesor, fabricado en tapial de tierra y cal calicostrado, se detectan dos etapas constructivas (F.5, 6). La primera es contemporánea al resto de la construcción y consiste en una tapiada de 0,90 m de altura con almenas sobrepuestas igualmente de 0,90 m de altura y de 0,70 m de ancho. En los tres paramentos se ven claramente unas líneas verticales y horizontales. Son improntas del despiece dejadas por las tapieras, tanto utilizadas para el tapiado de la franja continua como de las almenas. El paramento este lleva incorporada una aspillera (F.6). Su dintel de madera ha desaparecido con el tiempo, y así el hueco, originalmente una simple y estrecha abertura vertical, tiene actualmente una forma de T. A la segunda etapa, posiblemente en tiempo no demasiado distante, pertenece el macizado del coronamiento primitivo y su recrecido en altura, efectuado de manera análoga que éste.

    • F. 4
    • F. 5
    • F. 6

En los paramentos interiores este y oeste de la torre permanecen restos de mechinales a dos niveles (F.5). Al nivel inferior le corresponde, en el paramento norte, una línea horizontal de improntas en el mortero, probablemente de cañas. El segundo nivel coincide con la cornisa formada por el cambio en la fábrica de los materiales. Los citados detalles indican la situación de forjados. Dado el reducido volumen interior, el acceso se realizaría posiblemente por unas escaleras exentas o edificios anexos Comparando la composición formal y el empleo de las técnicas constructivas con otras fortalezas de la provincia de Castellón, no creo que exista duda en situar la torre entre las defensas árabo – beréberes del hisn de Xivert.

El estado de conservación de los paramentos de mampostería al exterior es bueno. Es la parte interior de la torre que sufre varios desperfectos. La parte superior en general es donde se concentran más las lesiones. Están ocasionadas por un proceso lento de origen natural, pero aceleradas por destrucciones rápidas y más efectivas bajo el fuego de artillería y localizadas en la mitad superior del paramento oeste: aquí se perdió un gran volumen de mampostería y tapial.

El lienzo del muro adyacente a oeste tiene 14,30 m de largo y aproximadamente de 7,00 m de altura, en el punto más alto (F.7). Es un verdadero palimpsesto construido, perteneciente en su mayor parte, según los detalles, al mundo del Islam. En realidad son dos lienzos adosados. Es decir, de la primera fortificación queda la superficie con el muro almenado (F.8), situado al interior del recinto y de aprox.50 cm de grueso, que hacia oeste, pasada la torre Derruida, se convierte en el cerramiento exterior del recinto, y termina adosado a la ya restaurada torre Poniente. Desde el suelo actual, formado por grandes acumulaciones de tierra y restos construidos, mide unos 3,50 m de alto, y está construido de idéntico modo que la torre Tramontana, es decir: la parte inferior en mampostería encajonada. Aquí se aprecian algunas piedras colocadas en diagonal, tipo spicatum, que podrían servir para facilitar el drenaje del muro. Piedras colocadas de similar manera son usuales en la mayoría de los muros de Xivert, 2) el coronamiento almenado en tapial de tierra y cal calicostrado, asentado sobre una tapiada de 0,90 m de alto, de idéntico material conglomerado. También aquí se pueden ver los detalles constructivos como mechinales de paso de agujas y líneas de despiece de tapieras. El resto del muro hasta la torre Tramontana está rehecho en varias etapas constructivas, en mampostería encajonada sin almenado. El segundo momento de actividad constructiva es cuando se recrece el delgado muro interior y se añade el lienzo exterior, también de unos 0,50 m de espesor (F.3). El muro recrecido a muro interior primitivo, parcialmente almenado, está adosado a éste en toda su extensión de 14, 30 m de largo. La superficie uniforme y cerrada (F.9) se abre al exterior con una única aspillera situada en el centro del muro a una altura de 4,00 m desde la base rocosa del paso de ronda. La formación y el acabado de la aspillera se aprecian en un desprendimiento de volumen pétreo en el lienzo interior (F.10). Ésta está realizada de la misma manera que las análogas islámicas del paso de ronda septentrional. Los dos muros adosados llevan un recrecido de altura común, muy deteriorado, elevado, según el despiece y los mechinales existentes también en tapial de piedra. Los dos lienzos, exterior e interior, se unen a la torre Tramontana en forma de adosado y, conforme al perfecto acabado vertical, era el modo de unirse también a la opuesta torre Derruida (Zona A6).

    • F. 7
    • F. 8
    • F. 9

El lienzo del muro este, de 8,80 m de largo, es también doble y tiene un espesor total de 0,90 m. El semblante al interior de las superficies es revesado, de más difícil lectura que el lienzo oeste (F.11). El hecho se debe a que existían edificios adosados a los muros, pues los mechinales y restos de revoco de los edificios se mezclan sin duda con una serie de detalles del mismo muro (área de caballerizas, cocina,…). La base exterior, asentada sobre roca, está formada por una baja banqueta de mampostería (¿restos de preexistencia adosada directamente a la torre templaria norte y a la torre Tramontana?). A continuación sigue en altura, retirada respecto a la banqueta unos 10 cm, la superficie del lienzo de mampostería. El lienzo lleva abundantes restos de revoco y mechinales de soporte de encofrado. La excepción es un aparente mechinal en la parte izquierda, vecina a la torre templaria, a unos 5,00 m de altura desde la base. Se trata de una aspillera deteriorada, probablemente igual en su origen a la aspillera del lienzo adyacente a oeste, según se observa desde el interior del recinto.

    • F. 10
    • F. 11
    • F. 12

La unión de muros y torres tan compleja podría servir, también en este caso, como un factor de diferenciación entre los dos momentos histórico-constructivos (musulmanes y cristianos). Por las entregas con superficies de contacto confusas en el lado de la torre templaria y por la clara continuación del paramento lateral de la torre Tramontana, bien visible al interior, se puede suponer una preexistencia islámica.

El paramento exterior presenta un buen estado de conservación, a parte de la falta de un reducido volumen pétreo en la parte inferior izquierda y del mortero de juntas del coronamiento deteriorado. El paramento interior muy degradado presenta falta de volúmenes pétreos localizados en varios lugares, mortero de juntas en general deteriorado. Toda la base esta oculta bajo capas ingentes de derribo y tierra.

Respecto la arqueología de esta área se apuntas que las estructuras de esta zona han sufrido un expolio parecido a la capilla. Los trabajos realizados en la campaña 1997 no son suficientes para dar alguna solución a la distribución y funciones del espacio.

A8. Cisterna (plano 5)

“…una gran cisterna pera servici del castell en la qual se diu jamay falta aygua…” [2]

La historia de los castillos musulmanes y cristianos está unida a la existencia de cisternas. En una cláusula del pacto de rendición, los templarios se comprometen a construir una en el castrum. Ésta, integrada en el subterráneo, esta emplazada en la parte poniente, cerca a la entrada al recinto. Se trata de un impresionante elemento de ingeniería hidráulica, de planta en forma ligeramente trapezoide, delimitada con muros laterales sur y norte (11,30 m y 10,60 m respectivamente) y transversales este y oeste (5,18 m y 5,80 m respectivamente) (F.1).

    • F. 1
    • F. 2

En la parte superior de los paramentos transversales se sitúan sendas entradas de agua (F.2). Agua tenia su entrada probablemente también a través de dos reducidas hendiduras en el lado norte de la bóveda. El espacio esta cerrado por una bóveda de cañón de flecha de aprox. 1,00 m. En el volumen de la bóveda están incluidos dos brocales: el original, situado en la parte sudoeste (F.3). En el lado opuesto, sudeste, existe una oquedad causada por extracción forzada de sillares (F.4). Es el segundo brocal, pero se trata evidentemente de una adecuación posterior del recinto. La cisterna está construida en perfecto aparejo de sillares, con excepción del suelo y la parte inferior de los muros, volúmenes que están excavados en la roca. Los sillares, con marcas de canteros, empleados en la construcción podrían proceder de la excavación.

    • F. 3
    • F. 4

Actualmente la gran parte del volumen inferior de aljibe está ocupada por un considerable amontonamiento de derrumbes en general y sillares con marcas de canteros, procedentes de otras construcciones templarias, por este motivo no es posible determinar el estado de conservación del suelo rocoso. En los paramentos rocosos se observan algunas fisuras y grietas de pequeña envergadura. El estado de conservación de obra de sillares, exceptuando la rotura puntual de la bóveda y mortero de juntas parcialmente degradado, es bueno.

Cuadro de conservación y aspectos arqueológicos

Elementos construidos

1. Falta de coronamiento

2. Pérdida de volúmenes de mampostería/tapial

3. Mortero de juntas muy degradado

4. Juntas descarnadas

5. Grietas

6. Roturas/extracción puntual de piedras

Espacios arqueológicos

1. Acumulación de restos construidos/derrumbe

2. Restos de pavimentos

3. Muretes de mampuestos y sillares colocados a hueso

3. Obras de intervención

2. PROPUESTA DE INTERVENCIONES

Criterios generales

La valoración y síntesis de los estudios previos resumidos en la investigación histórica, en el análisis constructivo y formal del estado actual de la fortaleza y en los resultados de las excavaciones arqueológicas realizadas hasta el presente, forman un marco de conocimientos globales del conjunto fortificado de Xivert. Este conocimiento condicionó la creación de una unidad de criterios aplicables en el presente proyecto para el sector A, pero igualmente válidos para la totalidad del monumento. La comparación de los muros existentes con los vestigios excavados tiene una considerable relevancia en la interpretación y entendimiento de la densa y, al mismo tiempo, mutilada estratigrafía arquitectónica de la fortaleza de las dos culturas. Por el mismo motivo todas las actuaciones propuestas se componen a la vez de investigaciones arqueológicas e intervenciones de consolidación y restauración arquitectónica; en su planificación se plantea continuamente la pregunta: ¿A que época devolver el espacio consolidado? La respuesta sería una respetuosa consolidación de resto con la finalidad de que las intervenciones otorguen una clara comprensión del proceso histórico-constructivo del castillo de Xivert y potenciar su percepción.

Hay que remarcar que el presente proyecto es la natural continuación del proyecto y obras deRestauración de la cinta muraria del castrum (recinto superior 1).

Trabajos propuestos

Excavaciones arqueológicas

1. Torre Celoquia

Limpieza superficial y desbroce.

Documentación de los restos de pavimento conservados.

Desescombro y/o excavación de los niveles de relleno interno con medios manuales.

Documentación del espacio interior de la torre.

2. Área de capilla

Los trabajos en esta área tendrán tres partes bien diferenciadas:

2.1. Vaciado de los niveles de relleno contemporáneos, hasta la cota del nivel de abandono depositado sobre el pavimento. Donde el pavimento y las cimentaciones de muros fueran expoliados, se profundizará lo suficiente para sanear las zonas alteradas.

2.2. Excavación arqueológica de los niveles depositados sobre el pavimento, y documentación completa de la superficie del mismo. Tras esta segunda parte de los trabajos, será posible dibujar la planta completa de la capilla y analizar los restos conservados, relacionándolos con la información obtenida anteriormente.

2.3. Sondeo arqueológico de un mínimo de 20 m2y 3 m de potencia en un lugar a determinar, en el interior de la capilla. El objeto del mismo es el estudio de los niveles arqueológicos conservados por debajo del suelo de la capilla.

3. Torre Tramontana y área de caballerizas-cocina

3.1. En primer lugar hay que proceder al desmontaje de la estructura del zócalo, perteneciente a una fase reciente de ocupación temporal, y la limpieza de la zona alterada con su construcción. Se trata de una franja de 1 m de ancho que circunda por dentro los lienzos N y O de la cinta muraria, en una longitud de 31 m. La potencia media de la estructura y su relleno se estima en 1m.

La metodología empleada para la excavación será sencilla, ya que se trata aparentemente de un único nivel de relleno. En cualquier caso, los trabajos se realizarán bajo la dirección de un arqueólogo, recogiendo los materiales arqueológicos que pueda contener el relleno, y previendo la aparición de estratos o estructuras arqueológicos que requieran un nuevo planteamiento metodológico.

3.2. Posteriormente, se procederá a la excavación en extensión del área de intervención III, documentando los niveles y espacios medievales, ibéricos, etc. y las distintas fases cronológicas en que se estructuran.

Para ello está previsto abrir una superficie de 112 m2, con una potencia media de 1,40 m., dando un volumen total de excavación arqueológica de 156 m3.

Consolidar y restaurar restos y construcciones existentes

1. Torre Celoquia y lienzo de muro adyacente al este (zona A3)

Las intervenciones en la imponente y estructuralmente fuerte zona del perímetro sur están concebidas en dos partes que dan comienzo una vez finalizadas las excavaciones. Estos trabajos constituyen el inicio de las obras proyectadas. Primero se recuperará el pavimento de la torre, que según sondeos estaba realizado por capa de mortero de cal. En la recuperación se utilizará mortero mixto. En los paramentos exteriores no se observa ningún tipo de desagüe, hecho que afirma que la torre tenia más niveles y que tratamos un piso intermedio. La realidad de convertirse este en presente proyecto en una terraza obliga a incluir un nuevo desagüe en la formación de pavimento. En el caso de descubrirse durante las excavaciones unas estancias interiores se realizará una entrada. La segunda parte de actuaciones se centra en la restitución, con mampostería careada, del coronamiento. En la torre se levantará hasta 1,00 m sobre el nivel de pavimento nuevo, y hasta el nivel de espacio de entrada a esta misma en el muro adyacente. En el muro se tapiará el hueco con mampostería careada, dejando como testigo parcialmente a la vista el interior del muro original.

Los procesos a realizar no aportan sustancias nuevas, se trata de restablecer la realidad material, de suprimir unas mutilaciones que no constituyen un aspecto importante del valor histórico ó documental de la construcción andaluz, pues están ocasionadas por la acción destructiva del hombre en algún acontecimiento bélico más reciente. Con la restauración de la parte alta de la torre se logra incluirla como elemento integrante en el paseo creado por una secuencia de cubiertas y pasos de ronda recuperados. Desde aquí se disfruta de una amplia vista al exterior y se tiene una interesante experiencia al contemplar y comprender mejor -desde la altura- los restos de edificaciones consolidados del recinto superior.

2. Área de capilla

La intervención propuesta para el área de capilla templaria es la recuperación parcial de su espacio original aplicando el método de anastilosis. Se trata de un proceso de recomposición de volúmenes construidos y esto  con elementos originales dispersos en el lugar de origen, en este caso el recinto superior. Para justificar y llevar a cabo el citado método contamos con suficientes bases tanto materiales como escritas. A las primeras pertenece una considerable cantidad de sillares, que según la forma pertenecieron a la iglesia. Actualmente se encuentran entre los derrumbes dentro del aljibe, otros están reutilizados en torsos de construcciones precarias del recinto y existe una cierta cantidad de ellos esparcida igualmente por el recinto. Otras bases materiales son los vestigios, in situ, de arcos diafragma y pavimentos, cimentación, paramentos y planta hasta ahora parcialmente excavados. Como testigo principal tenemos la abovedada sacristía emplazada en la torre semicircular, contigua al lado derecho del ábside. Entre las segundas, documentos históricos conocidos que hablan directamente de la iglesia, se encuentran un Inventario de piezas de orfebrería, ropa y guarnición del año 1304 y el varias veces  citado “Inventario y posesión… del año 1599.

El parcialmente recuperado volumen de la iglesia recordará que a partir del año 1234 se sumó a las funciones defensivas de la fortaleza de Xivert la de convento de frailes de Temple.

3. Muro de aparejo de sillares, torres semicirculares (zona A4) y

4. Torre Tramontana, lienzos adyacentes (zona A5) y área de caballerizas-cocina

Las extensas áreas arqueológicas localizadas en la parte este del recinto, contiguas al muro de aparejo de sillares y a la torre Tramontana denominamos según los edificios que existían aquí, ya muy arruinados, todavía en el siglo XVll. Ellos se asentaban, según los sondeos arqueológicos, sobre otras estructuras de épocas anteriores. Actualmente en la propuesta de intervención sólo se puede exponer:

el criterio a aplicar, que es una clara lectura del conjunto de restos excavados y, en el presente, confusas bases del perímetro construido.

determinan los procesos necesarios para conseguir este objetivo que son la consolidación con mortero de cal y mampostería ordinaria de los restos escavados. La propuesta definitiva requiere los resultados de excavaciones, sólo a base de éstos se puede establecer una unidad de actuación.

Los elementos arquitectónicos se consolidarán solo muy puntualmente, una vez estudiadas todas las relaciones de estos con los restos excavados.

5. Aljibe (zona 8)

El aljibe es la construcción mejor conservada del recinto superior. En el presente está colmatada de derrumbes procedentes de otras construcciones. Las intervenciones, cuya finalidad es la de devolver al aljibe su original función de almacenamiento de agua, se centran en la evacuación de escombros, en la limpieza y retacado de juntas en la parte inferior de los paramentos verticales y en la base rocosa. Al consolidar el área de los restos arqueológicos será indispensable realizar los drenajes de las distintas zonas; estos estarán encausados hacia las entradas de agua originales al aljibe. Otro trabajo estará dirigido a restablecer la integridad de la bóveda: se anulará el brocal “nuevo”, restituyendo los sillares faltantes y se reconstruirá el brocal original igualmente con sillares.

Cuadro de intervenciones

A. Excavaciones arqueológicas

1. Excavación arqueológica con medios manuales

3. Estudio y clasificación de materiales pétreos

4. Arqueoanalítica

5. Documentación e informe final de excavaciones arqueológicas

B. Consolidación y restauración

1. Evacuación de material de derrumbe

2. Restauración de pavimentos

3. Consolidación y restauración con mampostería careada

4. Consolidación con mortero y mampostería ordinaria

5. Entonación cromática

6. Limpieza y retacado de juntas

7. Anastilosis

8. Drenaje del recinto


Bibliografía

ADAM, Jean-Pierre (1996): La construcción romana, Leon, Editorial de los oficios

AMMAR KHAMMASH (1995): “Notes on village architecture in Jordan”, catalogo para la exposición Village Architecture in Jordan (1986),  organizada por University Art Museum, University of Southwestern Louisana, Lafayette, Louisiana, ed. Kay Rees

ARTIGUES CONESA, Pere Lluis y FORCADELL VERICAT, Toni:”El castell de Amposta”, dins Quaderns d´historia tarragonense, Tarragona

AZUAR RUIZ, R. (1994):  El castillo del Roi ( Aspe, Alicante), arqueologia de un asentamiento andalusi y la transición a feualismo (s. XII-XIII), excavaciónes arqueológicas, Alicante, Diputación de Alicante

CRESWEL, K.A.C: (1979): Compendio de arquitectura paleoislamica, Sevilla, Publicaciones de la Universidad de Sevilla, Anales de la Universidad Hispalense, Serie: Arquitectura nº 2

BARCELÓ TORRES, Carmen(1990): “¿Galgos o podencos? Sobre la supuesta berberización del país valenciano en los siglos VIII- IX”, dins Al- Qantara,  revista de estudios árabes, vol XI, fasc.2, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones científicas, Instituto de Filología

CHOISY, Auguste (1883):  Lárt de batir chez les byzantins, pp115-122,  Paris, Librairie de la socièté anonyme de publications periodiques 13-15, quai Voltaire

BAZZANA, Andre (1976): “Problémes d’architecture militaire au Levant espagnol: Le chateau d’Alcala de Chivert”, dins Chateau-Gaillard, Etudes de castellologie médiévale, Vlll, -, -

BAZZANA, Andre (1991).: “El balad Balansiya en tiempos de Jaime Y”, dins Actas del III curso de cultura medieval Seminario: Repoblación y reconquista septiembre 1991,  Agilar de Campoo, Centro de Estudios del Romanico

BAZZANA, Andre ( 1992):  Maisons d¨al- Andalus. Habitat médiéval et structures du peuplement dans l¨Éspagne orientale, Madrid, Collection de la Casa Velázquez 37

BAZZANA, Andre  i GUICHARD, Pierre (1988): “ La  conquete de la région valencienne d´apres la chronique de Jacques 1er et les donnees archeologiques”, dins Castrum 3, querre, fortification et habitat dans le monde mediterraneen au moyen age,-, Publications de la casa Velazquez, serie arqueologie-fasc.XII

BAZZANA, Andre  i GUICHARD, Pierre (1976): “Recherche sur les habitats musulmans du levant espagnol”, dins Atti del colloqio internazionale di archeologia medievale, Palermo-Erice, Instituto di Storia Medievale, Università di Palermo

BEUET BELENGUER, Emili (-): “ Los castillos del alto Palancia”, dins (-), -, -,

BOUARD, Michel de i RIU, Manel (-): Manual de arqueologuía medieval. De la prospección a la historia, Barcelona, Editorial Teide / Editorial Base.

CAVANILLES, Antonio José (1795): Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, población y frutos del Reyno de València, Valencia, -.

COROMINES, Joan (1982): Diccionari etimològic i complementari de la llengua catalana, Barcelona, Curial Edicions Catalanes.

DALMASES, N. i PITARCH, A. J. (1983): “Morella”, dins Catálogo de Monumentos y conjuntos de la Comunidad Valenciana. Edición bilingüe. València, Generalitat Valenciana / Conselleria de Cultura, Educació y Ciència.

DIAZ DE RABAGO HERNANDEZ Carmen (1992): “Intruducción al estudio de la aljama musulmana de Xivert durante la edad media”, dins 3ª Jornadas de Historia, Arte, y Tradiciones Populares del Maestrazgo, San Mateu, Centro de Estudios del Maestrazgo

DIAZ MANTECA, Eugenio (1984): “Notas para el estudio de los antecedentes historicos de Montesa”, dins Estuds castellonencs, nº 2, Castelló, Diputació de Castelló

DIAZ MANTECA, Eugeni (1985): “Uns inventaris de castells templers al maestrat: Ares, Culla Peñíscola y Xivert (1301-1305)Ç”, dins Centro de estudios del Maestrazgo, Boletín nº 10 (Separata), ?, Centro de estudios del Maestrazgo

ESLAVA GALAN, Juan (1984): “Materiales y técnicas constructivas en la fortificación bajomedieval”, dins Cuadernos de estudios medievales,Xll-Xlll, Granada, Universidad de Granada.

ESLAVA GALAN, Juan (1999): Los castillos de Jaén, Granada, ediciones Osuna

FERRER MORALES, Ascención (1994): “El castillo califal de el Vacar, un ejemplo de decoración militar en la epoca musulmana”, dins Revista de Arqueología año XV, nº 161, Madrid, ed. Zugarto ediciones, s. a.

FONT, Fermín i HIDALGO, Pere (1991): El tapial, una tecnica constructiva mil.lenaria, -, Ed. Fermín Font i Mezquita i Pere Hidalgo i Chulio.

FORCADA MARTI, Vicente (1992):  Torres y castillos de la provincia de Castellon, Castellón de la Plana,  ed. Sociedad Castellonense de Cultura

FORCADELL Y VERICAT, Toni (1996).:” El castell d´Ulldecona. La intervenció arqueolˇogica de 1995”,  dins Raïls, bulletí del centre d´estudis d´Ulldecona, any IV, número 8, tardor 1996,  Ulldecona

FUGET SANS, Joan ((1996): “De Miravet (1153) a Peníscola (1294): Novedad y persistencia de un modelo de fortaleza templaria en la provinica catalano-aragonesa de la orden”, dins ACRI 1291,  La  fine della presenza degli ordini militari in Terra Santa  e i nuovi orientamenti nel XlV secolo, estratto erugia

FUGET SANS, Joan ((1997): “ El temps sota control”, dins (-), Tarragona, Diputacio de Tarragona

FUGET SANS, Joan ((1998):”Arquitectura religiosa y militar dels ordes del Temple y de l´Hospital a les terres de lÉbre a lédat mitjana, inedit

GAMAL ÄBD AL-KARIM (1974):  La España musulmana en la obra de Yaqut (s.XII-XIII), repertorio enciclopédico de ciudades, castillos y lugares de al-Andalus, Granada, publicaciones del seminario de historia del islam, Universidad de Granada, serie minográfica-islamica occidentalia-nº6

GÁRATE ROJAS,  Ignacio (1994): Artes de la cal, Madrid, Ministerio de cultura, Dirección General de Bellas Artes y Archivos

GARCIA BOIX, Rafael (1969): “Notas sobre el castillo de el Vacar”, dins Boletin de la Real Academia de Cordoba ,nº89, pp.175-182,  Cordoba

GARCIA EDO, Vicente (1985): “ Una cronica inedita de la revuelta de las germanias por las tierras del Maestrazgo”, dins Boletin nº 1, (-), Centro de Estudios de Maestrazgo

GARCIA EDO, Vicente (1985): “ Murallas  del Maestrazgo de los siglos XIII y XIV”, dins 1º Gongrés d´història del Maestrat,Vinarós

GARCÍA LISÓN, Miguel (1996): “Aportaciones a la historia de la arquitectura y el urbanismo medieval en la zona castellonense del obispado de Tortosa: los dibujos de ciudades del obispo Paholac-1314-” dins 5ª Jornadas de Historia, Arte, y Tradiciones Populares del Maestrazgo, Peñíscola, Centro de Estudios del Maestrazgo

GINER MOYA, Juan Francisco (1990): “ La  guerra civil a su paso por Alcalá de Xivert (Castellon), 1936-1939”, dins Centro de estudios del Maestrazgo, Boletín nº32, ?, Centro de estudios del Maestrazgo

GUINOT RODRIGUEZ, Enric (1986):Feudalismo en expansión en el norte valenciano s. XIII-XIV, Diputació de Castelló, Col.lecció Universitaria

GONZALEZ-VARAS, Ignacio (1999): Conservación de bienes culturales, Madrid, Ediciones Cátedra, s.l., Manuales Arte Cátedra

GORDILLO COURCIERES, J.L. (1974): Castillos templarios arruinados en el sur de la Corona de Aragon, Valencia

GUERRERO LOVILLO, José (1949): Las Cantigas, Madrid, Instituto Velázquez / Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

GUICHARD, Pierre (       ): “Geografía histórica e historia social de los hábitats rurales fortificados de la región valenciana”, dins Estudios sobre hitoria medieval.Aut. Guichard P., Valencia, Institució valenciana d´estudis y investigació,  edicions Alfons el Magnanim

GUICHARD, Pierre (       ): “Castillos cristianos del reino de Valencia ( siglos XIII-XIV)”, dins Estudios sobre hitoria medieval.. Guichard P., Valencia, Institució valenciana d´estudis i investigació,  edicions Alfons el Magnanim

GUICHARD, Pierre (1995): La  España musulmana. Al-Andalus omeya ( Siglos  VIII-XI), Madrid, ed. Temas de hoy, colección: Historia de España (7)

IBN KHALDOUN (1883):  Les prolégomenes,première partie, pp.369-376, Paris, de. Imprimerie Impériale

ITURAT,  Joaquim (19    ): “Dos aspectos varios en torno a Xivert”, dinsMainhart,

MESEGUER FOLCH, Vicente (1985):  “Los  realistas de Alcalá de Xivert (I), dins Boletin nº 10,  (-), Centro de Estudios del Maestrazgo

MONREAL Y TEJADA, Luis (1971): Ingenieria militar en las crónicas catalanas, Barcelona, Real Academia de Buenas Letras de Barcelona.

MONLLEO PERIS, Rosa (1981): “La guerra carlista en la provincia de Castellón durante la Primera República”, dins Separata, tomo LVII, cuaderno IV, Castellón, Boletin de la Sociedad Castellonense de Cultura

MONTGOMERY DE ALEMEIN, (-), Mariscal de campo (1969): Historia del arte de la guerra, Madrid, Ed. Aguilar.

MORA-FIGUEROLA, Luis de (1994): Glosario de arquitectura defensiva medieval, Cádiz, Universidad de Cádiz.

NAVAL MAS, Antonio (1990): Restauración y mantenimiento de las casas de labranza de sotomontano en Alto Aragón, Zaragoza, Diputació d’Aragó.

PAVON MALDONADO, Basilio (1977): “El castillo de Olocau de Valencia”, dins Al-Andalus,XLII, -, -.

REID, William (1987): Historia de las armas, Madrid, ed. Editorial Raíces

ROCA TRAVER, Francisco (1988): Noticias históricas de Torreblanca, Castellon, ed. Excelentisimo Ayuntamiento de Torreblanca

RODRIQUEZ CULEBRAS, Ramon (1984). “La torre de las campanas de Jerica”, dins Boletin n º 3, año1,  (-), Centro de Estudios del alto Palancia

SARTHOU CARRERES, Carlos (1912): “La provincia de Castellón”dins Geografía General del Reino de Valencia, Barcelona, Ed. Martín.

SCALES, Peter C.(1985):”La   red militar en el  al Targ-al a´la en los siglos X-XI” , dins Actas del primero congreso de Arqueologia medieval española. Tomo III, Diputación general de Aragon

SANMARTIN  BESALDUCH, Adolf (1985): “El Maestrat de fa set-cents anys en els documents medievals”, dins Boletin,nº 9, (-), Centro de Estudios del Maestrazgo

SERMET, J. (1949):  “Les toits platsdu sud-est de l´Espagne”, dins Informes del Congreso Internacional de geográfia  de Lisboa , 1949, III,  pp. 141-155 -, -,

TORRES BALBAS, Leopoldo (1971): Ciudades Hispano-Musulmanas (2 volums), Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores.

TORRES BALBAS, Leopoldo (-): “Naves de edificios anteriores al siglo XIII cubiertas con armaduras de madera sobre arcos transversales”, dins (-), Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, Instituto Diego Velazques

TORRÖ, Josep (1990): Poblament i espai rural. Transformacions històriques, Valencia, Institució valenciana d´estudis i investigació, edicions Alfons el Magnanim

V.V.A.A. (1997): Castell de Xivert 1996-1997, trabajos de investigación y recuperacion, Alcalá de Xivert, ed.. Ilustrisimo Ayuntamiento de Alcalá de Xivert

V.V.A.A. (1989): Jornadas sobre restauración y conservación de monumentos. Madrid, 24 y 25 de juniuo de 1989, Madrid, Ministerio de Cultura / Dirección General de Bellas Artes.

V.V.A.A. CRESPI, ENAUD, MAYRR, TAYLOR, VILENA ( 1975): Glosarie Burgenfachworterbuch des Mittelalterischen  Wehrhaus in deutsch, english, franzosish, italienish,  spanish, Frankfurt am Main, Internacionale Burgen-Institut, Ed. Wolfgang Weidlich

V.V.A.A. (s.f.): Les quatre grans croniques (Pròleg i notes de F. Soldevila), Barcelona, Editorial Selecta (edició de 1971).

V.V.A.A.(-): LOPEZ GUZMÁN, Rafael (coordinador) (-): La arquitectura del islam occidental (Prologo Juan Goytisolo), -, -,

V.V.A.A. (1998): MONTEJO CORDOBA, Alberto J., GARRIGUET MATA José A., ZAMORANO ARENAS Ana M.:”Informe: El alcazar andalusi de Cordoba. La olvidada sede de los gobernantes de al-Andalus”, dins Revista de arqueología año XIX, nº 203, Madrid, ed. Zugarto ediciones, s. a.

V.V.A.A. FUGUET, Joan, LUTTRELL, Anthony (1996): “Diafhragm arches and stone slab roofs”, dins Melita Historica vol. XI nº 4 (1995), pp.325-336, Malta, ed.  The Malta Historical Society .

VALLVË BERMEJO, Joaquin (1976): “ El codo en la España musulmana”, dins Al-Andalusvol. XLI (1976), pp.339-354, Madrid, de. Consejo Superior de Investigaciónes Científicas

VILLENA, Leonardo (-): “Sobre la terminología comparada de los elementos fortificativos” dins Cuadernos históricos, -, -.

VIOLET-LE-DUC, Eugene Emmanuel (1885): Dictionaire raisonné de l’Architecture, París, -.


[1] Me dedico aquí solo a la  descripción de la parte de arquitectura y su estado de conservación; no se incluyen los informes de arqueología

[2] Descripción la  obra en el Inventario de Montesa del año 1599.