Investigación y hallazgos durante las obras de restauración de ermita de santa Lucía (Morella)

(Ver proyecto y obras de Santa Lucia)

Durante las obras de restauración ha sido posible confirmar o rectificar la hipótesis de fases de evolución constructiva de la ermita, propuesta cuando se elaboraba el proyecto de su restauración (plano 0). Esta ampliación del estudio del edificio ha sido posible gracias a hallazgos de varios elementos, tanto constructivos como decorativos, descubiertos a lo largo de los procesos de desmontaje y expuestos a continuación.

En la hipótesis de la primera fase, definida por la edificación de la leprosería al final del siglo XIII, se proponía que a la gran sala, estancia central del conjunto, se accedía por una gran entrada, formada en sillería y situada en la fachada sudoeste.

Al desmontar la materialmente degradada mampostería en la parte superior de la entrada actual en la fachada sudeste ha salido a la luz, detrás del arco recto que forma el dintel de la citada entrada, un arco rebajado (F.1, F.1A).

    • F. 1 Hipótesis de la configuración original del acceso a la ermita: 1. Arco rebajado encontrado en la mampostería. 2. Supuesto arco original de entrada
    • F. 1 A Arco rebajado en acceso a la ermita aparecido durante el saneado de muros

Éste está integrado en el muro original del siglo XIII, igualmente que las jambas de la entrada. También se pudo observar, dado el acabado de la superficie pétrea, que el arco recto es una adaptación posterior, es decir que en origen la obertura estaba concluida de distinta manera. Estudiando el lugar y la composición se llegó a la conclusión que es un acceso contemporáneo a la primitiva construcción y que ésta era la puerta principal. Esta afirmación se vió apoyada al efectuar derribos en la casa de ermitaño y retirar el material de relleno de la supuesta entrada principal situada en la fachada sudoeste y de la puerta contigua, de dimensiones más reducidas (F.2). En ambas se descubrieron, en la parte superior, unas piedras quiciales incluidas en paramentos de arcos rebajados, estos adosados a arcos ojivales (F.2A).

    • F. 2 Puerta lateral con arco rebajado
    • F. 2 A Piedra quicial en la puerta lateral

La posición de las piedras, que sirven para sujetar puertas, y la composición de los arcos indica que las puertasse abrían hacia afuera, es decir daban paso a unos espacios contiguos al paramento sudoeste. ¿Podría tratarse de la iglesia donde se reunieron los cofrades en el año 1291?

la reu Anno Domini nostri J.C. MCC nonagesimo primo. Lo jorn del BenaventuratMonseñor San Llaser, en la seuaesglesia ffon ordenats per los cofrares los cappitols é ordenacions seguents….

o ¿la puerta más pequeña daba acceso al campanario situado justo por encima de ella? Las preguntas son difíciles de contestar, ya que de momento no disponemos de más documentos escritos y las construcciones han sido reedificadas con posterioridad varias veces. Respecto a la fachada sudoeste, hay que añadir que durante las excavaciones arqueológicas se ha descubierto toda la esquina izquierda. El paramento, reforzado con sillares, está actualmente oculto bajo ingentes capas de tierra, pero dado la morfología material originalmente estaba a la vista en toda su altura, que es igual a la del interior del edificio (F.3, 3A).

    • F. 3 . Hipótesis de configuración original de la fachada sudoeste: 1. Piedras quiciales 2. Posibles espacios contiguos a la fachada SO 3. Esquina izquierda descubierta durante las excavaciones arqueológicas
    • F. 3 A Esquina izquierda de la fachada SO durante las excavaciones

Otros elementos de la original entrada parecen ser unas grandes dovelas, colocadas descuidadamente en la base del muro de división, y que en la fase de estudio se pensaban pertenecientes al cuarto arco diafragma (F.4). Las superficies de estas dovelas están trabajadas con trinchante, de igual forma que las de las dos puertas citadas: así la entrada remodelada en origen estaría posiblemente concluida también con un arco ojival.

    • F. 4 Una de las dovelas en la base del muro de división
    • F. 5 Ventana aspillera aparecida durante el desmontaje de la cubierta; a la derecha aspillera restaurada

En el estudio sobre a la iluminación, se ha planteado la pregunta ¿cómo entraba la luz natural al espacio interior de la gran sala? En la parte superior de los paramentos sudoeste y nordeste, existen aspilleras labradas en sillería. Se proponía que otras, de las mismas características, se situaban en el paramento sudeste, en las crujías delimitadas por los arcos diafragma. La hipótesis se confirmo durante el desmontaje de la cubierta y de la bóveda ruinosa de la sacristía, el único espacio donde se conserva el original paramento sudeste de siglo XIII: centrada en la parte superior del referido paramento se ha descubierto una ventana aspillera, hermana de las dos ya conocidas (F.5). Los otros dos tramos originales, contiguos a la sacristía, han sido eliminados en siglos posteriores para dar cabida a capillas emplazadas entre los contrafuertes.

Para la segunda fase, con fecha de referencia 1598, año en que el edificio fue convertido temporalmente en convento de Agustinos, se propuso la construcción del muro divisorio de espacio y la decoración de paramentos con esgrafiados imitando despiece de sillería (F.6, 6A). Referente al muro, dadas sus características, es realmente viable datar su construcción a finales del siglo XVII. Además se pueden relacionar los Agustinos con la renovación de la -para su tiempo- obsoleta configuración de la entrada principal a la iglesia y de aprovechamiento de las dovelas de su arco en el muro nuevo.

    • F. 6 Esgrafiados con despiece de sillares ilusorios en parte superior de la entrada a la ermita
    • F. 6 A Esgrafiados con despiece de sillares ilusorios en el muro de separación entre la ermita y casa de ermitaño (en el centro de fotografía

No obstante, para esta fase se deben rectificar tres suposiciones, que son siguientes. Primero la existencia anterior al muro de un cuarto arco. No se encontró ningún dato que confirmaría el arco, aunque para soportar la cubierta debiera existir originalmente en este lugar otro elemento estructural: las indagaciones en este sentido pueden acelerar unas excavaciones arqueológicas del sitio. Segundo, se trata de la sacristía. Por la superposición de los muros original y posterior en la parte de acceso (F.7) y el acabado cuidadoso del nuevo muro exterior (comparado con el resto de la fachada sudeste), por el tipo de bóveda impuesta, es decir de piedra colocada de canto en vez de tabicada, característica del estilo manierista y empleada en la capilla 2, y por la necesidad de disponer de sacristía, datamos este espacio en la época de Agustinos. La última, tercera, rectificación está unida a la decoración con esgrafiados. Al retirar toda la cubierta se pudo constatar que persisten bastantes esgrafiados en la parte superior de otros paramentos de la ermita y que cubren volúmenes con evidentes señales de daños ocasionados por el fuego, es decir piedras enrojecidas con fisuras y desprendimientos. Esta evidencia desplaza la citada decoración a otra fase evolutiva, es decir la tercera, situada a mitad de siglo XVII, después de la epidemia de peste y la purificación de la ermita por el fuego.

    • F. 7 Superposición de muros -original y neoclásico- en la entrada a la sacristía
    • F. 8 Vista general a muros-riostra en fachada noroeste
    • F. 8 A Detalle de encuentro de un muro-riostra en fachada noroeste con un arco diafragma

Las fases tercera y cuarta son donde más correcciones podríamos introducir. La más importante es la referente al refuerzo del esqueleto portante gótico, reforma situada en el estudio precisamente en los años después de la peste. Una vez levantada la cubierta se pudieron observar detalladamente los muros-riostra impuestos, separados del paramento original noroeste por un estrecho pasillo: todos los encuentros de “nuevos” muros con la preexistencia son de tipo adosado, tocan el arco con revoco de despiece de sillería y además, desde lo alto se ve la unidad constructiva del trasdos de las capillas neoclásicas y el muro-riostra (F.8, 8A). El carácter y el conjunto de los detalles obligan a trasladar la construcción del muro-riostra, tanto de lado noroeste como de sudeste, a la época de la renovación neoclásica -fase cuatro – de la primera mitad de siglo XIX. También la creación de ventanas, con excepción de dos de tipo ilusorio y no funcional, en la parte superior de todas las crujías está unida a esta renovación. Así, queda claro que las obras en los años 1816-22 no estaban dirigidas solamente al embellecimiento y modernización del interior, sino que englobaron igualmente el refuerzo estructural y en la parte noroeste cuidaron de evitar las humedades del terreno.

Como conclusión vale decir que las obras que se han realizado, aparte de proporcionar a la ermita una renovada cubierta, de consolidar sus cansados muros y de realizar un drenaje del terreno adyacente, han facilitado una mejor lectura e interpretación de las múltiples soluciones constructivas y decorativas realizadas en el transcurso de varios siglos, estudios que a su vez llevan a una ampliación de conocimientos sobre uno de los monumentos más antiguos de Morella.

    • F. 9 Vista al espacio exterior de la capilla 2. Esta imagen proporciona unos cuantos detalles del edificio original y de las adaptaciones posteriores:

1. Contrafuerte gótico con resto de cornisa vierteaguas

2. Sección de muro gótico eliminado en el siglo XVII al crear en el espacio entre contrafuerte 2 y 3 la capilla

3. Ménsulas de techumbre, elementos renovados durante siglos en varias coacciones

4. Paramento de arco diafragma enlucido, parte del sistema estructural gótico

5. Tabique frontal, decorado por parte interior, perteneciente al acceso a la capilla 2 y a la vista hasta las reformas neoclásicas de siglo XIX cuando quedó oculto por el muro -riostra

6. Franja entre el tabique frontal y el muro-riostra, tapiada y decorada en las reformas neoclásicas de siglo XIX

7. Muro-riostra construido en las reformas neoclásicas de siglo XIX. La ventana estaba oculta por la cubierta.

8. Bóveda tabicada, consolidada