Restauración de la torre de Panto en las murallas de Morella (Castellón)

1. PROYECTO

Situación y emplazamiento

La torre Panto es parte integrante del conjunto histórico-artístico de las murallas de Morella (B.O.E.16.11.65), se sitúa en su tramo noreste, ubicado en el barrio de san Miguel. Actualmente es la primera torre de dicho tramo, el que arranca directamente de la roca base del castillo y transcurre tangencialmente a las torres y al portal de Nevera hasta llegar a la torre de Trinquet. La parte exterior de la torre Panto linda con el Prat,un paraje natural donde desde ancestro tiene lugar la Fira de setembre y donde también esta el edificio de la antigua Nevera. En el lienzo de la muralla contiguo al paramento norestede la torre está el portal de Panto, que da acceso al Prat y al paseo de la Alameda. Hacia el interior de la población la torre linda con la plaza de toros, emplazada en el glacis del castillo.

    • F. 1 Vista del lienzo noreste con la torre Panto desde la colina de San Pedro
    • F. 2 Vista aérea del lienzo noreste con la torre Panto (primera mitad del siglo XX)

Fira de setembre en el Prat al principio del siglo XX; en el medio de la muralla esta la torre Panto con restos de la cubierta a dos aguas.

Aproximación histórica a las murallas

(Ver Master: Estudio del conjunto histórico formado por el tramo nordeste de la muralla, la plaza de toros y su entorno y propuesta para su conservación y restauración, Morella (Castellón))

Relacionadas con la historia de las murallas y torres de Morella, aquí solo apuntamos que fue en la IIIª Guerra Carlista (1872-1876) cuando éstas cumplieron por última vez su función de proteger la ciudad.

    • F. 4 Una de las primeras fotografías de Morella del siglo XIX.

Descripción de la torre

La torre tiene aprox. 12,50 m de altura, esta elevada sobre una planta rectangular, ligeramente irregular, de unos 5,50 x 6,50 m de largo en sus paramentos exteriores. El suelo base en que se asienta, tanto en el exterior como en el interior, queda oculto por acumulaciones de tierra.

    • F. 1 . 2. 3. Planta, alzado exterior y sección de la torre

Actualmente esta genuina arquitectura militar carece de forjados intermedios y de cubierta, elementos arruinados en gran parte probablemente en la lllª  Guerra Carlista. No obstante, diversos detalles como aspilleras, ménsulas de soporte de vigas -típicas para la colocación de un forjado leñoso- o reducción del grueso del muro, han ayudado a determinar su división horizontal en planta baja y tres niveles superiores.

    • F. 4 . 5. 6. Ménsulas de soporte, mechinales y reducción de muro en el interior de la torre

Cabe añadir que a un nivel intermedio se encuentran varios mechinales, insertados toscamente en el paramento noroeste: son una señal de la existencia de un otro forjado (F4). Disponemos de un interesante informe que describe la reconstrucción de las murallas en los años 1873-75 -o sea durante la IIIª guerra carlista-, citamos referente a la torre: ”…Sobre este local se ha hecho un nuevo piso de madera, arreglado el tejado casi por completo,…”[1]. Con mucha probabilidad los mechinales pertenecen al citado arreglo. El documento habla también de cubierta. Es conocido que las torres de la muralla de Morella llevaban antiguamente cubiertas con teja árabe a una o dos pendientes. Una buena muestra de este tipo de techado tenemos en la torre de San Mateo y en grabados de época. En un contrato de arrendamiento de la torre Panto del año 1386 se especifica: ”…so es de fusta et terra aterrar les cubertes[2]. Las tejas -la palabra “terra” creemos debe entenderse como teja- se colocaban antiguamente sobre un entramado de madera y una solera a base de arcilla. Hay otro documento, un pequeño dibujo de F. Oliet del año 1861, aquí se ve claramente la cubierta de la torre Panto a una pendiente. A pesar de este dibujo, los restos de mampostería con pendiente a dos aguas en los paramentos este y oeste y unas huellas de colocación de vigas en el coronamiento noreste detectados en una fotografía antigua, señalan que la torre poseía una cubierta a dos aguas, pensamos que es después del último arreglo de siglo XlX.

    • F. 7 Grabado del siglo XIX, se aprecian torres con cubiertas a una o dos vertientes
    • F. 8 Dibujo de F. Oliet del año 1861
    • F. 9 Torre con vista del coronamiento, años 50 del siglo XX
    • F. 10 Vista de la torre desde a plaza de toros, se aprecia en coronamiento a dos aguas
    • F. 11 Torre San Mateo

Los paramentos de la torre situados hacia extramuros, de aprox. 1,30 m de grueso, están construidos en mampostería careada reforzada en las cuatro esquinas con sillares perfectamente labrados y escuadrados. En la planta baja y los dos niveles siguientes se insertan aspilleras formadas con sillares; varias de ellas tienen forma de cruz y orbe. Las aspilleras de la torre Panto son las únicas en la fortificación de Morella con esta configuración. Única es también su ubicación en el segundo nivel en unas cámaras de tiro: es un espacio creado con sillares en el grueso del muro. El piso bajo cubierta contiene tres ventanas en cada lado concluidas todas con un arco de medio punto formado con piedras planas puestas de canto. Estas aberturas, de aprox. 70 cm de ancho y de 1,50 m de alto en el punto superior, han sido tapiadas en las Guerras Carlistas con ladrillos y piedra y convertidas en aspilleras. Actualmente las de los paramentos noreste y sudoeste están parcialmente derruidas. En unas fotografías antiguas se observa la misma tipología de ventanas en las cercanas torres de Nevera y de San Miguel, también se encuentran en el portal de San Mateo: se trata de un elemento emblemático de las torres medievales morellanas.

    • F. 12
    • F. 13 Aspilleras de cruz y orbe
    • F. 14 Cámara de tiro. Ver también F 5.
    • F. 11
    • F. 16 Torres de San Miguel con las ventanas de medio punto, foto Cruella, final de siglo XIX.

El paramento sudeste, orientado hacia la población, de 1,00 a 1,20 m de grueso, es constructivamente el más complejo (F.10). Su nivel inferior lo ocupa una gran abertura de 3,5 m de ancho y de 7 m de alto concluida con un arco ojival de sillares; este arco sostiene la parte superior del paramento que es de mampostería de unos 60 cm de grueso. A la altura del segundo nivel, correspondiente aquí al paso de ronda, hay una entrada de 70 cm de ancho y 160 cm de altura; sus jambas son de sillares, el dintel es de un gran sillar al exterior y al interior está formado con gruesos tablones de madera. En el último nivel se sitúan dos ventanas de igual configuración que las situadas en los tres restantes paramentos.

    • F. 17
    • F. 18 Obertura de entrada a segundo nivel
    • F. 19 Gran volumen de escombros y tierras en la parte inferior de la torre. Años cincuenta del siglo XX (foto cedida por la familia Pastor)

Aquí cabe apuntar que una buena parte de la mitad inferior citada se oculta detrás de un depósito regulador de aguas que se construyó al final del siglo XIX a distancia de unos tres metros del paramento.

Es importante detenerse a examinar el paramento sudeste ya que su peculiar semblante no es original. Es evidente que a una buena parte de los dos lienzos adyacentes a la torre les falta la capa de revestimiento exterior, obrada, según algunos restos existentes, en fábrica de sillarejo (F.21, 22). Esto quiere decir, que el conglomerado de piedra y argamasa a la vista es el núcleo de la muralla. También las dovelas con un acabado rudimentario del arco-soporte, como varias hiladas de mampostería -hasta el nivel de la puerta- hacen ver que estamos delante del interior del paramento (F.17). Las señales de eliminación forzada de toda una pared se observan a ambos lados de la “gran entrada” a la torre: estudiando estos volúmenes, los detalles a la vista además hace suponer que aquí se emplazó posiblemente una edificación anterior (F.17). El desencostrar, es decir arrancar el paramento exterior de murallas, era una práctica usual en la historia de las guerras; la finalidad era la de llegar al interior más débil de la construcción y menos resistente a los impactos, para luego derrumbar con mas facilidad la muralla. Pero los paramentos desencostrados se deben también -y éste es nuestro caso- a la extracción del material pétreo para su reutilización en la construcción pacifica: las piedras de la muralla sirvieron para la edificación de la plaza de toros a principios del siglo XX y también para otras construcciones morellanas. El paso de ronda, elemento unificador de toda la muralla, que ahora no existe en este tramo, recorría en el pasado por la parte superior del paramento arrancado (F.10); este era, a su vez, el muro de cierre del nivel inferior. Puede ser que este lienzo desaparecido estuviera formado por un otro arco diafragma adosado al existente y que sostenía el paso de ronda.

    • F. 20
    • F. 21 Paramento desencontrado y paramento revestido con sillares en la zona del portal de Panto
    • F. 22 Sección por muro arrancado a nivel de entrada
    • F. 23 Vista desde el interior de la torre hacia el paramento arrancado
    • F. 24 Vestigios de una jamba de sillares en paramento seccionado
    • F. 25 Entrada a la torre Nevera

Tenemos todavía una importante pregunta ¿cómo se entraba originalmente a la planta baja de la torre? En la parte inferior derecha del muro seccionado existen vestigios de una jamba de sillares: no es difícil imaginar que pertenecía a una entrada y que su configuración era similar a las otras entradas de las torres morellanas.

Respecto la entrada a la planta baja, también se puede tomar en consideración la hipótesis expuesta ya anteriormente al presente proyecto en Estudio del conjunto histórico formado por el tramo nordeste de la muralla, la plaza de toros y su entorno y propuesta para su conservación y restauración, Morella, apartado 2.2.2. Tramo 2, torre Públic. En este caso el tapiado del arco ojival y la entrada rectangular serian posteriores a la formación original del paramento.

Para finalizar el estudio del paramento citaré otra vez la memoria de las reparaciones[3]“...arreglado…mas una ventana en el (piso) principal con vista a la población…”. Posiblemente se trata de una habitación del primer piso, de una gran altura y que incluye en su espacio el arco diafragma y que la ventanaestaba en el paramento derruido, puede ser que en el lugar de una ya preexistente.

Como conclusión se puede afirmar que la torre Panto es una arquitectura militar formalmente homogénea, es decir que no presenta, aparte de la adecuación de sus ventanas a las aspilleras y arranque de una parte del lienzo inferior, ninguna reforma posterior que tergiversaría su fisonomía de una genuina defensa medieval morellana de siglo XIV.

Finalmente cabe añadir que torre de Panto, palabra de la que no se sabe todavía el significado, no es el único nombre de la torre. A lo largo de los siglos se la llamaba de Público de Bordell, ya que en su cercanía, intramuros, existía en la Edad Media un edificio publico[4].

Origen y descripción de los daños

Los principales causantes de los daños que afectan actualmente la torre y que han llevado a su progresiva degradación material son dos: el hombre y los agentes atmosféricos. La última destrucción de la cubierta y parte de los forjados fue causada por el hombre -después de reparar los deterioros pretéritos- y se produjo en la lllª Guerra Carlista: sabemos, por documentos escritos, que el flanco noroeste de la muralla, incluida la torre, fueron objeto de diversos bombardeos. Otro “ataque” a la muralla y la torre se produjo a principios del siglo XX, cuando se arrancaron piedras de sus paramentos como se ha descrito más arriba. Estas dos actuaciones rápidas provocaron y facilitaron unos procesos destructivos naturales, lentos pero continuos, ocasionados por lluvia, sol y viento.

    • F. 27 Arco de la ventana de la
    • F. 28 todavía entero
    • F. 28 Agrietamiento del paramento, el arco de la ventana en ruina

Los daños estructurales  más graves se evidencian en el coronamiento. Es decir en una zona de la torre desprotegida, directamente expuesta a los fenómenos climatológicos y sin ningún elemento de atado horizontal. Su mampostería presenta, en la totalidad, mortero de unión degradado; parcialmente se observan juntas sin mortero y piedras sueltas. Este daño es, a su vez, uno de los orígenes del desprendimiento de volúmenes construidos. Otro grave problema es la larga grieta localizada en la parte inferior de una de las ventanas del paramento noreste, o sea en un punto débil de la fábrica. Esta grieta, acompañada de fisuras, se creó en su día probablemente por impacto de una bala. En los años posteriores, a causa de la penetración de lluvia que conllevó la degradación completa de su mortero de unión, la grieta se abrió y alcanzo una dimensión alarmante. Una de las primeras consecuencias de esta separación de paramento es el derrumbamiento en el año 2001 del arco de cierre de la ventana.

    • F. 29 Acumulaciones de tierras, humedades en la base, descomposición de mortero
    • F. 30 Improntas de balas esféricas

En la superficie de los cuatro paramentos se localizan zonas con mortero degradado, centradas sobre todo en la base: aquí la acumulación de tierras aporta una humedad no deseada a la fábrica y ayuda a la descomposición de su mortero.

Remarcamos diversas improntas de balas esféricas inmortalizadas en la mampostería que provocaron fracturas puntuales de piedras con pérdida de volumen: estas huellas se consolidarán y mantendrán, ya que pertenecen inseparablemente a la larga y densa pervivencia histórica de la torre.

El último daño, sin duda muy grave, es la falta de cubierta, elemento protector del volumen construido que igual que los forjados intermedios unifica el espacio interior.

    • F. 31
    • F. 32
    • F. 33
    • F. 34 Croquis de estado de conservación

Conclusiones

El resultado del estudio de la torre se refleja en el siguiente cuadro del estado de conservación. Aquí se enumeran tanto los daños/causas como los elementos o detalles destacables. El conocimiento de ambos es necesario para establecer los trabajos de restauración.

Cuadro de conservación

A. Daños en la base

Acumulación de tierra

B. Daños en la estructura de muros

Humedades ascendentes

Falta de atado de coronamiento

Pérdida de volúmenes de mampostería

Mortero de juntas degradado

Falta de mortero de juntas

Fracturas puntuales de piedras con pérdida de volumen (improntas de balas esféricas)

Grietas y fisuras

C. Daños en estructura de madera y cubierta

Falta de cubierta

Falta de forjados y escaleras

Falta de puertas

D. Detalles

Aspilleras de cruz y orbe

Ménsulas de soporte de vigas

Mechinales de colocación de vigas

Improntas de entablado

Reducción de grueso de muro

Improntas de balas esféricas

Restos de diversas capas de revocos

Propuestas de intervenciones

Consolidación

La tarea consiste en la consolidación adecuada de la estructura de muros del edificio, centrando una especial atención en el coronamiento. Las intervenciones se realizarán preservando la autenticidad histórica de la torre, es decir se respetarán los materiales y detalles originales y las huellas del tiempo, como son las improntas de balas, tapiado de ventanas, etc. Bajo ningún concepto la torre, una vez restaurada, debe dar la impresión de “planchada”, es decir nueva. En los trabajos no se buscará la acentuación de la diferencia entre el original y la intervención, sino la plena integración de las superficies consolidadas en el conjunto construido, utilizando materiales lo más parecido posible al original.

Restitución

En la restitución de partes derruidas es igualmente válido el propósito de ser respetuoso con los detalles y la composición anterior. En el caso de la restauración de espacios interiores, la finalidad es facilitar una clara lectura de su configuración original.

Arqueología

La finalidad de la excavación es la de liberar la base de tierras acumuladas y con ello de humedades y al mismo tiempo discernir su asentamiento sobre el terreno y determinar la correcta configuración del inmediato entorno de la torre.

Las intervenciones propuestas afectarán los paramentos verticales, cubierta y forjados. Tienen por objetivo salvar la torre de una progresiva degradación y se centran en los trabajos básicos siguientes. Primero se consolidaran los paramentos existentes por filtrado con mortero de cal y cosidos, previo saneado y rejuntado. Seguirá la restitución de paños de mampostería que será unida a la existente con varillas de acero corrugados; en la zona de coronamiento se integrará un zuncho perimetral. El último trabajo básico reside en la restitución de tres forjados leñosos y cubierta a dos aguas, elementos de unión de los cuatro paramentos. El resto de trabajos complementará las obras de consolidación indispensables.

    • F. 35
    • F. 36 Croquis de intervenciones

Cuadro de intervenciones

A. Trabajos previos y auxiliares

Excavación arqueológica

Acondicionamiento del espacio de trabajo y andamios

B. Trabajos en estructura de muros

Limpieza y preparación

Cimentación de paramento sudeste

Saneado de paramentos

Descarnado de juntas

Cajeado de piedra dañada

Consolidacióny restauración

Retacado de juntas

Filtrado de mortero mixto

Cosidos

Restitución de volúmenes de mampostería

Restitución de elementos pétreos/superficies de sillería

Atado perimetral de coronamiento

Acabados

Entonación cromática

Revestimientos interiores

C. Trabajos en estructura de madera y cubierta

Restitución de forjados y escaleras

Restitución de cubierta

D. Elementos de protección

Restitución de puerta

Restitución de ventana

Restitución de barandilla exterior

2. OBRA

Debo decir que no he llevado la dirección de obra de la torre Panto. Como en muchos otros casos de restauración, el concurso lo ganó una empresa constructora –no restauradora- que ofreció mayor rebaja sobre el presupuesto calculado en el proyecto; en estos casos es difícil que la empresa elegida ofrezca el personal adecuado. Es una lástima que sea así, porque por el contrario, es muy gratificante y enriquece profesionalmente trabajar con buenos y experimentados albañiles, restauradores o carpinteros. Además, y esto es lo mas importante, sus conocimientos y el cuidado de los procesos requeridos se reflejan positivamente en la obra ejecutada.

3. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

BEUT BELENGUER, E. (-): “Els castells dels Ports de Morella”, dentro Boletín de Amigos de Morella, y de sus comarcas ,-, Morella, -

DALMASES, N. i PITARCH, A. J. (1983): “Morella”, dentro Catálogo de Monumentos y conjuntos de la Comunidad Valenciana. Edición bilingüe. València, Generalitat Valenciana / Conselleria de Cultura, Educació y Ciència..

ESLAVA GALAN, Juan (1984): “Materiales y técnicas constructivas en la fortificación bajomedieval”, dentro Cuadernos de estudios medievales, Xll-Xlll, Granada, Universidad de Granada.

GAMUNDI, Serafín (1990): “Plaza de toros de Morella”, dentro Morella, año II, nº 14, nov-dic, Ajuntament de Morella.

GAMUNDI, Serafín i SANGUESA, Carles (1991): Morella. Guia del antiguo término, Morella, Ajuntament de Morella.

GRAU i MONTSERRAT, M.anuel (1974-1978): “El bordell medieval de Morella”, dentro Boletín de Amigos de Morella, y de sus comarcas , año 4, Morella, -.

GRAU i MONTSERRAT, Manuel (1986): Los Monumentos Góticos civiles. Els Ports de Morella. València, Generalitat Valenciana / Conselleria de Cultura, Educació y Ciència.

KOSTKA, Estanislao de (1877): Efemérides de la guerra civil en el alto Maestrazgo, Morella, Imprenta de Clemente Marin.

MILIAN MESTRE, Manuel (1983): Morella y sus puertos, València, Ediciones Marí Montañana.

MONREAL Y TEJADA, Luis (1971): Ingenieria militar en las crónicas catalanas, Barcelona, Real Academia de Buenas Letras de Barcelona.

MORA – FIGUEROLA, Luis de (1994): Glosario de arquitectura defensiva medieval, Cádiz, Universidad de Cádiz.

MUNDINA, Bernardo (1873): Historia y etadistica de la provincia de Castellón, -, -

ORTI MIRALLES, F. (1974): Síntesis de la historia de Morella, València, Editorial Ortí.

SALVADOR GASPAR, Manuel (1982): Castillo, murallas y torres de Morella, Morella, -.

SARTHOU CARRERES, Carlos (1912): “La provincia de Castellón”dentro Geografía General del Reino de Valencia, Barcelona, Ed. Martín.

SEGURA i BARREDA (1868): Morella y sus aldeas, Morella, -.

V.V.A.A. (1986): Plan General Municipal de Ordenación Urbana de Morella, València, Generalitat Valenciana / Conselleria d’Obres Públiques, Urbanisme i Transports.

V.V.A.A. (1991): Proyectos de delimitación de suelo urbano de Morella (Castellón), València, Generalitat Valenciana / Conselleria d’Obres Públiques, Urbanisme i Transports.

VILLENA, Leonardo (-): “Sobre la terminología comparada de los elementos fortificativos” dentro Cuadernos históricos, -, -.

4. DOCUMENTOS ANTIGUOS

Búsqueda y transcripción: Julià Pastor Aguilar


[1] Manuel Salvador: Fortificaciones de Morella: Reconstrucción de 1873-1875, p.435

[2] A.H.E.M. Guillem Esteve, Caja 11, 16 juliol 1386

[3] Ver nota 1

[4] Manuel Grau i Montserrat: El bordell  medieval de Morella