Restauración de la torre Sur, conjunto fortificado de Xivert (Castellón)

1. PROYECTO:

Emplazamiento

La torre está emplazada en la muralla perimetral del recinto superior –castrum-, concretamente se ubica en su fachada sur (F.1, 2). Según la subdivisión que hemos determinado para Xivert en el año 1997 se trata de la zona A 2.

    • F. 1
    • F. 2

Descripción formal y estado de conservación (F.3, 4, 5)

Con el nombre especifico de “torre major de mitgdia” figura esta construcción en el documento un enorme valor testimonial que es “Visuras de les obres necessàries y precisses del castell de la vila de Xivert y cost de aquelles, feta per ordre y manament de sa magestat” del año 1596. Se transcriben los párrafos que la mencionan:

Item, los dits Pere Boxadós y Gabriel Ebri, fusters, feren relació haver mirat y fer visura de la Torre major del dit castell qu. està a la part del migdia, la cuberta més alta de la qual està cayguda en gran dany y la rohïna de les demés, y per consegnen  de la força y per a cabirons, fulles posts clavago y mans de mestres, seran menester vint lliures reals de València

Items, los dits Fabià Marçal y Antoni Ribera, pedrapiquers, feren relació haver mirat dita Torre major y fer visura de aquella y per a reparar aquella, çò és, redificar alguns panys y per a pavimentar la cuberta …per a calç, arena, rajola, posts, jornals de mestres, servici, serà menester …23 lliures y 12 sous

    • F. 3
    • F. 4

Su emplazamiento en el perímetro sur del recinto superior, a continuación del cuerpo de guardia y del antemuro, y la estrecha relación con la entrada en recodo, afirman que una de sus funciones, junto con la opuesta torre Poniente, era la vigilancia del único acceso al recinto central. El “Inventario…” del año 1599 confirma esta función, al menos a partir del dominio del Temple, al describirla de la siguiente manera: “… se entra a la torre que serveix per a fer guarda y guardar la porta del dit castell…”

La torre esta construida sobre una planta de forma trapezoidal y esta dividida en el interior por un arco diafragma (F.6, 7). Originalmente contaba con varios pisos de alzada. Así lo atestiguan documentos escritos y una gran cantidad de restos de baldosas encontrados en los sondeos arqueológicos. Actualmente se detecta solo el nivel del primer forjado, ya que en los muros sur, oeste, norte y en el arco diafragma existen, a una altura de aproximadamente 3,5 m, restos de mechinales, de pavimentos y de ranuras horizontales indicando su situación (F.8, 9, 10) El muro este, formado en gran medida por el lado oeste de la torre adyacente, no presenta ninguno de los restos citados.

    • F. 8
    • F. 9
    • F. 10

La única base hoy a la vista es el paramento sur de la torre, lindante con el albacar, que se asienta directamente sobre la roca (F.2). El basamento de los lados restantes esta oculto debajo de los derrumbes.

No es fácil determinar, debido al mal estado de conservación y a la desigualdad de mamposterías y técnicas constructivas, qué parte de esta constructivamente compleja y enrevesada torre debe adjudicarse a la edificación original de la época andaluz. Los templarios probablemente adecuaron el volumen preexistente a sus nuevas necesidades defensivas. Así, basándonos en el estudio comparativo detallado de la mampostería se puede decir, con bastante seguridad, que solo el paramento sur (F.11), y esto hasta unos 5 metros de altura, está levantado en tiempos de los musulmanes: la estructura pétrea (tamaño de mampuestos, acareo, hiladas) del paño construido es análoga a la del gran lienzo sudeste de la muralla del poblado contiguo al castillo, de obvia procedencia árabo-berebere. Otra posible indicación para la datación árabe es la técnica de adosar los muros, un detalle constructivo  interesante y repetitivo tanto en la torre como en el poblado (F. 12). Este sistema de entrega -sin trabar los paramentos- no es usual en la arquitectura de después de la conquista, y sí aparece constantemente en las edificaciones de clara adscripción al-Andaluz. Por último, en el paramento oeste existen trozos de tapial de aspecto similar a muro Alafia, esta de adscripción musulmana (F.19)

Otra distinción entre los dos momentos histórico-constructivos de la torre sur, esta vez ya no tan excluyente, sería el modo de reforzar las esquinas: el aparejo de refuerzo de aquellas situadas hacia el recinto superior está formado por grandes piedras de tamaño desigual, escuadradas, más o menos careadas y tomadas con abundancia de mortero (F.12). Los lienzos edificados por los templarios, esquinas incluidas, son, en oposición, de sillares perfectamente trabajados, asentados con el mínimo de mortero y llevan marcas de canteros. Por último se contempló como dato diferenciador el arco diafragma divisor de la única estancia interior (F.4, 7). Es un elemento constructivo estructural utilizado con igual frecuencia en la arquitectura tanto islámica como cristiana y por periodo de varios siglos. Por este motivo no se lo puede utilizar para discernir el alcance de la remodelación templaria.

Actualmente se accede al espacio de la torre a través de una entrada de aparente contemporaneidad templaria, ya que en las dos jambas se integran algunas dovelas y sillares y en la parte superior de la jamba derecha resta una piedra quicial (F.3, 13, 14). El descuidado aspecto de la fábrica de la entrada y de la mampostería del inmediato contorno señalarían a una probable adecuación de la construcción medieval, a las actuaciones bélicas de las guerras carlistas. Cabe decir, que similares adecuaciones se encuentran también en otras fortificaciones valencianas. Igualmente, los vestigios de intervenciones visiblemente ajenas a los muros centenarios, y enumerados a continuación, indicarían la utilización de la torre por los carlistas. Primero: un bajante en obra de mortero, en la esquina interior noroeste, conducía el agua del posiblemente ya único piso-terraza por una conducción provisoria hasta la cisterna del siglo XIII (F.15). Segundo: un muro añadido interiormente, a modo de refuerzo, a todo el paramento oeste, donde se integran restos de una aspillera provisional, con miras a Alcalá (F.16). Tercero: en una fotografía del archivo Mas del año 1918 se percibe, en el paramento sur, un hueco tipo ventana (F.17). Es un elemento muy extraño en relación con el perímetro cerrado del recinto superior original, comunicado con el exterior solo por unas pocas aspilleras de mínima abertura. Como último detalle de la serie de elementos enumerados se puede mencionar la puerta pequeña de acceso al recinto superior, practicada en el muro adyacente a la torre. La jamba izquierda no está a plomo con la parte superior de la cantonada de la torre (F.18) y la piedra utilizada esta reciclada.

    • F. 13
    • F. 14
    • F. 15
    • F. 16
    • F. 17
    • F. 18
    • F. 19

Conclusiones de estado de conservación

El corto párrafo citado de la “Visura…” resume el considerable deterioro de la torre sur en el último lustro del siglo XVI. Durante los próximos 400 años la torre, y el castillo en general, quedaron sin obras de mantenimiento, entregados a una progresiva decadencia material. Las considerables lesiones del actual estado de conservación están provocadas tanto por procesos lentos de origen natural, como por destrucciones rápidas, debidas a la actuación directa del hombre. A los primeros pertenece la acción combinada de los distintos fenómenos atmosféricos como lluvia, sol y viento. Las segundas son el acondicionamiento de sus espacios, y su posterior destrucción bajo el ataque de artillería (F. 20, impronta de bala esférica)

    • F. 20

El resultado del estudio general y detallado de la torre es el siguiente cuadro del estado de conservación. Aquí se enumeran tanto los daños como los restos de elementos constructivos destacables. El conocimiento de ambos es necesario para establecer los procesos de restauración.

Cuadro de conservación

Daños

1. Falta de coronamiento/atado horizontal

2. Tapial roto

3. Pérdida de grandes volúmenes pétreos/tapial

4. Mortero de juntas muy degradado

5. Juntas descarnadas

6. Grietas

7. Roturas/extracción puntual de piedras

8. Hiedra

9. Líquenes (

Detalles

1. Acumulación de restos de tapial/derrumbe

2. Restos de revoco

3. Mechinales/ranura horizontal

4. Restos de desagüe de terraza

5. Desplome

2. OBRAS

Criterios generales

En general, la propuesta de intervención trató de un conjunto de obras “necessàrias y precisses“ mínimas que tenían por objetivo salvar la torre de una inminente ruina devolviéndole la estabilidad estructural y parte del volumen construido original.

Los trabajos básicos eran siguientes: consolidación de paramentos existentes, edificación de paños nuevos y restitución del primer forjado. Hay que remarcar el grado de dificultad de trabajos auxiliares, ya que Xivert carece de infraestructura mínima indispensable para las obras, es decir carece de agua y electricidad.

Cuadro de intervenciones

1. Apeo huecos y andamios

2. Recalce del arco diafragma

3. Mampostería encajonada, parcialmente armada

4. Reposición/sustitución de piedras

5. Retacado de juntas y filtrado de consolidación

6. Forjado, atado de paramentos

7. Puerta de entrada

Procesos y desarrollo de los trabajos básicos

Las obras estaban precedidas por excavaciones arqueológicas dentro y en espacio adyacente a la torre. En las excavaciones salió a la luz varios detalles interesantes como trozos de pavimento antiguo (F.21) y, a por debajo del arco diafragma, un sólido muro de sillarejo: podría ser parte de una muralla de época islámica del perímetro sur del recinto superior, anterior a la construcción de la torre Sur (F.22).

    • F. 21
    • F. 22

Recalce del arco diafragma

En el primer paso previo al propio recalce se retiraron y depositaron, en lugar conveniente, los elementos de piedra pertenecientes a la fábrica, pero que estaban a punto de desprenderse y que con posterioridad se reutilizaron. Igualmente se apearon las fábricas. La excavación del recalce era la misma de excavaciones arqueológicas. El hormigón empleado era ciclópeo, fabricado a pie de obra. La obra nueva y preexistente se unió con varillas de acero roscadas (F.23, 24, 25).

A esta partida pertenece también el derribo del muro de relleno posterior del arco (F.21), el nivelado del interior de la torre y la pavimentación con mortero mixto, de acabado similar a los restos de pavimento existente.

    • F. 23
    • F. 24
    • F. 25

Retacado de juntas y filtrado de consolidación

Las obras de retacado de juntas y filtrado se centraron en toda la superficie y volumen del paramento sur y se realizaron inmediatamente a la colocación de andamios y atado provisional.

La labor de rejuntado (consolidación superficial) se comenzó a la cota +- 0,00, coincidente con el asentamiento de la torre sobre roca y se efectuó con mortero mixto de cal grasa y cemento blanco de consistencia plástica (F.26, 27). El relleno de vacíos internos del muro (consolidación de volumen) sur se efectuó en alturas consecutivas de aprox. 1 m; se realizó por filtrado de gravedad a través de bebederos y se utilizó lechada de cal. Este proceso era repetitivo hasta conseguir la plena homogeneización del interior del muro.

    • F. 26
    • F. 27

Mampostería encajonada armada

Proceso realizado en la restitución parcial del paramento sur y su remate después de la plena consolidación interna del original y en paramento poniente. También se utilizó en el remate del paramento norte. Los remates que coincidieron con el parapeto de protección de la terraza tienen de 1 m de altura y del grueso determinado por la preexistencia.La mampostería se colocó en encofrados (tapieras) fabricados con tablones en obra que teniane una altura total de 80 cm y ancho según el muro original. Se utilizó piedra del lugar, colocada en hiladas y con la cara exterior vista. El mortero de unión era de la misma dosificación que el del rejuntado, pero de consistencia blanda, para rellenar y entrar bien en todos los huecos entre las piedras. La obra nueva se unió con la original por medio de varillas de acero corrugado de diam. 12 mm y de 80-100 cm de largo (F.28, 29,30).

A esta partida pertenecieron también los trabajos centrados en el paramento norte, en el contorno de la única entrada de la torre y que englobaron la fabricación de aprox. 3 m2 de mampostería ordinaria, con la cara exterior vista. Se incluyó la restitución del dintel y consolidación de jambas y la colocación de una puerta.

    • F. 28
    • F. 29
    • F. 30

Forjado y terraza

El último proceso en la consolidación de la torre era la construcción de un nuevo forjado – terraza, elemento rigidizador de la edificación, situado igualmente que el desaparecido a un nivel de +8,50 m, según indican algunos mechinales. Toda su estructura se compone de la siguiente manera:

1 forjado leñoso

La madera empleada era de melis viejo, de buena calidad, tratada con productos de anticarcoma y fungicida. Las viguetas tienen las cabezas -protegidas con emulsión de látex- colocadas en mechinales en parte originales del paramento norte, sur y del arco diafragma. El contacto directo de las cabezas con los muros se evitó aislándolas adicionalmente con placas de Porexpan. Sobre el entarimado, formado de tablas de 2 cm de grueso, 18 cm de ancho, se colocó una lámina sintética con función de protector. El forjado leñoso sirvió a su vez de encofrado perdido de la losa de hormigón armado (F.31, 32).

2 Losa de hormigón armado

La losa es de 18 cm de espesor -con un hueco de salida a la terraza- y se realizó en hormigón ligero armado por una malla electrosoldada, colocada en toda la superficie y con un zuncho perimetral. La unión de la losa y los muros exteriores se realizó por medio de varillas de acero corrugado atravesando toda la mampostería de los muros norte, sur y arco diafragma (F.33).

    • F. 31
    • F. 32
    • F. 33

3 Formación de pendientes y embaldosado

La formación de pendientes de 1% en la terraza se creó también con hormigón ligero, a base de Aralita. La capa de impermeabilización, colocada en toda la superficie y formando un zócalo de 20 cm en los muros perimetrales, se formó con lámina bituminosa. El pavimento de la terraza es de baldosas manuales de tierra cocida, similares a las baldosas encontradas en  el interior de la torre durante las excavaciones arqueológicas. Se colocaron con mortero mixto de cal grasa y cemento blanco sobre solera de 2 cm de mortero mixto de protección de la impermeabilización (F.34, 35).

    • F. 34
    • F. 35
    • F. 36 Aspecto final de espacio interior

Planos